Embarazo con lupus: tercer trimestre y preparación al parto y post parto

Uff, ya empieza otra de las etapas que más asustan cuando tienes lupus y estás embarazada. A partir del tercer trimestre, que empieza en la semana 28, es cuando el riesgo de brote vuelve y las revisiones con el reumatólogo y el ginecólogo deben ser más frecuentes. Al menos cada dos semanas si todo va bien. Según la guía de práctica clínica del lupus española, de la que ya os he hablado mucho, este cambio se hace a partir de la semana 26. Si tu reuma o internista y obstetra no te ven cada dos semanas a partir de esta semana, pregunta.

Alrededor de la semana 34 también te harán una monitorización regular del corazón fetal con cálculo del intervalo PR ecográfico si tienes anticuerpos anti-Ro y/o anti-La positivos.

En la semana 35-37 te tendrán que hacer un cultivo rectal y vaginal para ver si tienes estreptococo B, una bacteria que es inocua para nosotras, pero que podría coger el bebé al pasar por la vagina en el parto. Si el bebé se contagiara con esta bacteria, podría hasta morir.

No te preocupes si das positivo, vale? En cuanto te pongas de parto te darán antibióticos para proteger al bebé y no pasará nada 🙂 . De todas formas, habla con tu gine sobre esto si das positivo porque a mí, que he dado positivo, me ha dicho que no debo esperar a ir al hospital tanto como una embarazada que no tenga estreptococo.

También en el tercer trimestre te harán una prueba que se llama cardiotocografía para medir el latido, los movimientos y las contracciones (creo, je).

Dónde dar a luz: ¿en la pública, o en la privada?

Tu decisión, por supuesto, ya que todo depende de tus preferencias. Sin embargo, como más de una me ha hecho esta pregunta, allá va mi respuesta.

Lo importante a la hora de dar a luz es que el hospital esté bien preparado por si surgiera alguna complicación y que tenga una unidad de neonatos.

Aparte de eso, en España tenemos la suerte de tener una sanidad pública con unos profesionales de escándalo! Y tengo claro que, de haber dado a luz en España, lo hubiera hecho en la pública (y ojo, que tengo seguro privado).

¿Cómo será el parto si tengo lupus?

Como el de cualquiera: parto natural vaginal, siempre que no haya ninguna circunstancia por la que deba programarse otro procedimiento.

Pueden ponerte epidural sin problema, aunque tendrás que suspender la aspirina ese día si la tomas (habla con tu reuma y gine sobre ello), pero ya está. Con el tema de los anticoagulantes no tengo ni idea, así que pregunta si tienes que tomar alguna medida para el parto y post parto.

Algunos ginecólogos quizá prefieran programar el parto para tenerlo todo más controlado. A mí me lo iban a programar, pero el niño viene de culo y voy para cesárea. Si es que este bebé es digno hijo de su madre: no podía hacer las cosas al modo normal 😝!

¿Podré darle el pecho a mi bebé?

Claro 🙂 . Tan sólo habrá que revisar tu medicación y cambiarla en caso necesario porque hay medicación que puede pasar a la leche materna y es importante revisarlo bien. Yo esto lo hice en el segundo trimestre porque hay que recordar que nuestro organismo tarda un tiempo en expulsar las droguillas que tomamos y por eso, si hay que cambiar algo, hay que hacerlo con tiempo.

En mi caso no hizo falta cambiar nada 🙂 , así que vamos a intentarlo y ya veremos cómo va la cosa. Y os cuento lo que puede pasar y las cosas que he pensado por si os es de ayuda. Dar el pecho es una cosa que muchas queremos hacer, pero que es bastante duro al principio y requiere de mucho esfuerzo, tiempo sin dormir… Y todo eso puede tener consecuencias en las que tenemos que pensar.

Lo primero y más importante: si no puedes dar el pechono pasa nada. A lo mejor, por el motivo que sea, no pueden cambiarte la medicación o tú no te atreves porque la que tomas ahora te está yendo bien… Pues no pasa nada. Yo te comprendo perfectamente porque un cambio de medicación siempre trae consigo la incertidumbre de si nos irá bien o no y lo importante es que estemos bien.

Si no puedes dar el pecho no eres peor madre que otra, ni tu niño va a tener problemas ni nada. Los preparados hoy en día son maravillosos! Así que, si hay que enchufarle un biberón, pues que así sea.

La lactancia materna y el cansancio es algo que va irremediablemente ligado. Sobre todo al principio, cuando las tomas son muy seguidas día y noche y apenas vas a dormir. Y eso afecta a tu cansancio y esto podría afectar a tu lupus.

Yo, por ejemplo, estaré pendiente a síntomas como úlceras bucales y fiebre, que son los que me suelen dar a mí cuando me paso de valiente y hago más esfuerzos de la cuenta.

También hemos comprado un sacaleches para no tener que dar yo todas las tomas. Es algo que, por supuesto, hubiera preferido no tener que hacer, pero que sé que será mejor para todos. Y si veo que ni así me da la vida, pues no le doy el pecho y punto. Me dará pena, claro, pero estoy mentalizada para ello porque es lo más sensato, responsable e inteligente que podré hacer.

Por último, con la lactancia hay cierto riesgo de pico de depresión para las que ya convivimos con ella, así que, al menor signo, plantéate dejar la lactancia materna.

Como te digo más abajo: no te hagas la valiente. Si hay que pasar a la lactancia artificial, se hace y punto. Lo importante es que tú estés bien porque ahora, más que nunca, tienes que cuidarte.

Y no. No has fracasado como madre ni eres peor madre. Todo lo contrario: aún con los riesgos que tenías, has decidido tener un bebé! Y ahora que ha nacido eres capaz de hacer grandes sacrificios por darle lo mejor del mundo y toda la felicidad que merece 🙂 .

¿Es mi leche de peor calidad que la de las madres sanas?

No. Como dice una conocida mamá pediatra de Twitter, todas las leches son buenas. Sí es importante, de nuevo, asegurarnos con nuestro equipo médico de que la medicación que tomamos no pase a la leche materna.

Lo que sí me dio curiosidad fue lo siguiente: si la leche materna contribuye a construir el sistema inmune del bebé, ¿qué va a ser del mío, que tiene a su madre con un sistema inmune desastroso?

Le pregunté a mi médico (ya sabéis que siempre lo pregunto todo, jeje) y me dijo que nuestra leche es como la de las demás y que no tiene nada que ver nuestro sistema inmune con el que “construyamos” en nuestro bebé con la lactancia materna 🙂 .

Hala, “areglao”.

Alerta: preeclampsia

Una de las posibles complicaciones en un embarazo con lupus es la preeclampsia. Por eso te empezarán a monitorizar más de cerca la tensión arterial en el tercer trimestre. A mí, al menos, me pidieron que me la midiera en casa cada 3 días, siempre a la misma hora, y me han recomendado que lo haga nada más despertarme, que es cuando estoy más tranquila y no he comido chocolate, ni bebido café ni té ni nada que pueda alterar los parámetros.

Si la tensión sube de 130/85 hay que estar alertas (o sea, si alcanzo uno de esos dos valores). Habla con tu médico sobre este tema y qué debes hacer si sobrepasas esos valores.

Y, como siempre, tú tranquila. Te mides en casa o en la farmacia y, si los valores salen alterados, haces lo que te ha dicho tu médico. Así lo hice yo, que he tenido valores alterados y algún síntoma de preeclampsia.

Si hubiera sospecha, te hacen analíticas y te evalúan. Y, en mi caso, han decidido que estando de 37 semanas no merece la pena correr riesgos con los parámetros que tengo y la proteinuria, que me ha empezado a subir. La solución: adelantar el parto 🙂 . Mañana tendré a mi niño en mis brazos!!! 😀 😀 😀

¿Veis? Nada por lo que preocuparse. Al conocer los síntomas y lo que he de hacer si aparecen, todo es más relajado y sin miedos. Por eso os digo siempre que preguntéis en cada consulta a qué debéis estar pendientes y qué debéis hacer en caso de que ocurra 😉 .

¿Qué hago en caso de brote o notar síntomas de posible brote tras el parto?

Es la última pregunta que he hecho a mi reumatólogo esta mañana, en la última consulta que he tenido antes de la llegada del pequeño Alberto. Se trata de una de las preguntas más importantes, así que no olvides hacerla antes de dar a luz.

¿Qué más he hecho antes del gran momento?

Más allá de las pruebas, de las que ya hablamos en el artículo que dediqué al tema, quiero centrarme en cómo me estoy preparando para el parto y postparto. No hablaré de los típicos cursos porque sobre eso ya hay mucha información en internet, al igual que las mil listas de cosas que comprar y que llevar al hospital.

1. “Lupi precavida vale por dos”

Es por lo que me rijo a la hora de hacerlo todo 🙂 . Significa que me estoy preparando para cualquier eventualidad para que, en caso de que ocurra, tenerlo todo cubierto y asegurarme de que todo irá bien y no me faltará de nada. Esto incluye desde las cosas más simples, como volverme loca haciendo comidas para congelarlas, hasta que Jorge apunte todo. De esto os hablo más detalladamente en el apartado 3 de este artículo.

La gente te tachará de negativa, pero para nada lo eres! Simplemente, eres consciente de que tienes una enfermedad que puede traer ciertas complicaciones para las que tenemos que informarnos y prepararnos por si surgieran.

Un parto (y más allá del parto) supone una etapa de mucha incertidumbre para una primeriza como yo, y más cuando tiene lupus, sea primeriza o no. Para cualquier mujer es una etapa que puede traer estrés, nervios y miedos. La diferencia es que ese estrés puede afectarme al lupus y siento que es la única variable que puedo intentar controlar. Es por eso que estoy haciendo todo lo que os voy a contar. Si es efectivo o no ya os lo diré más adelante, en un par de meses, je.

2. Listas, listas y más listas

Son tantas las cosas que Jorge y yo tenemos que hacer y recordar que desde hace meses estamos haciendo listas varias que tenemos compartidas. Los “cacharros de bebé” que hay que comprar, lo que hay que llevarse al hospital… Una locura, vaya. Y la aplicación que hemos elegido para eso es Wunderlist, de la que ya os hablé al contaros cómo preparo mis visitas al médico.

3. Medicación y médicos

Es una de las listas más importantes a mi parecer. Jorge y yo nos sentamos y él fue apuntando todos los datos de mis médicos, dónde hay que ir en caso de emergencia de lupus, psiquiátrica o pediátrica y, por supuesto, la medicación y dosis que tomo. También sabe dónde están mis pastillas en casa, por si tiene que llevarme más al hospital.

Es importante que sea tu pareja y no tú el que elabore esta lista porque tiene que ser él el que la entienda, sepa dónde está cada cosa y lo que significa.

Como veis, lo hemos hecho todo como si me fuera a quedar en coma o medio inútil, jeje, pero no planeo quedarme así ni creo que pase. Es, simplemente, que quiero que Jorge sea lo más independiente posible. No voy a quedarme en coma, pero a lo mejor por cansancio, depresión o los cabreos hormonales no me sale de las narices ayudar 😅, cosa que sí veo más probable conociendo mis antecedentes con los corticoides y mi carácter 😅.

4. La maleta del hospital

Esto también es importante que se prepare en pareja para que él sepa dónde está cada cosa. Probablemente sea quien te las alcance cuando las necesites.

Lo que hemos hecho nosotros es que la ha hecho Jorge entera. Me ha encantado verle cogiendo toda la ropita del bebé, eligiendo qué pijamitas llevar…. Ha sido muy tierno 🙂 .

5. ¿Necesitaremos ayuda extra?

La gran incógnita. No tenemos ni idea de cómo va a reaccionar mi lupus al dar a luz, así que puede que necesitemos ayuda extra o no.

Lo más importante para mí en este aspecto es no comerme la cabeza con el tema porque si no, de tanto pensar, voy a acabar fatal de verdad! Así que mi mentalidad es que voy a estar tan estupenda como cualquier madre sana 🙂 .

Sin embargo, por si acaso, hace tiempo que me dediqué a buscar servicios de enfermería a domicilio y cosas así. Es una de las cosas que Jorge ha apuntado en la lista de “por si acasos” 🙂 .

Esto no es necesario para todo el mundo, pero nosotros lo necesitamos porque estando en Dubái no podemos tirar de papi y mami, que sería lo más normal. De todas formas, ellos también vienen en una semana y se quedarán más de un mes para ayudar 🙂 .

6. Manejo del estrés

Uff.

Uff uff uff.

Yo en esto siempre he sido malísima!!! No sólo me estreso mucho, sino que además me anticipo mucho a las cosas y me agobio pensando en cosas que pueden pasar, aunque no hayan pasado. No sé si entendéis a lo que me refiero. Yo lo llamo estrés de anticipación.

Es lo que más me está costando manejar y lo que más le está costando entender a mi entorno, aunque Jorge lo está respetando como un campeón 🙂 . Me dice que no entiende, pero que se hará como me haga sentir más cómoda y segura.

En toda esta incertidumbre y cúmulo de cosas que no puedo controlar, siento que el estrés es lo único sobre lo que puedo tener más control a la hora de evitar un posible brote de lupus, así que me centro en eso, como os he comentado antes.

He sido y estoy siendo muy pesada con cómo quiero que sean y no sean las cosas. Temas como el respeto a mi descanso, las visitas, medidas de higiene y demás. El pobre Jorge está teniendo una santa paciencia que ni os cuento porque me repito más que el ajo.

7. No lo dejes todo para última hora

Como me ha pasado a mí, puede ser que no llegues a la semana 40 y que des a luz antes. Esto no significa que haya que tenerlo todo listo en el primer trimestre, pero tampoco te relajes demasiado. Como ya os dije en otro artículo, nosotros fuimos comprando poco a poco, pero lo importante lo hemos hecho básicamente la semana pasada (la 36 de embarazo), que fue cuando preparamos la maleta del hospital y pusimos las sábanas en la cuna y terminamos el cuarto del bebé.

De todas formas, si te ha pillado el toro y el niño dice de venir sin tú estar preparada, tranquila. No seréis la primera ni la última pareja que tiene que comprar la cuna y los pañales mientras la mamá se recupera en el hospital 😉 .

De hecho, eso es lo que haremos nosotros con las cosillas que nos faltan: Jorge las hará aprovechando que estoy bien atendida en el hospital 🙂 .

8. No te hagas la valiente: pide ayuda

Es el mejor consejo que te puedo dar en ésta y en cualquier etapa, estés embarazada o no. Y créeme, que es algo que el lupus me ha enseñado a base de golpes por cabezota, je.

Hace años no pedía ayuda aunque me estuviera muriendo. “Yo podía sola”, me decía… Y al final quizá me apañaba (muchas veces no, claro), pero eso no me llevaba a ninguna parte, no era práctico y era una estupidez sin sentido.

A lo largo de mi vida con lupus y depresión he pedido ayuda para vestirme, ducharme, hacerme de comer… He hecho venir a mis padres a casa para que me ayudaran a limpiar tras un pico grande de depresión… Mil cosas. Y eso no me hace peor persona, ni menos válida… Ni he fracasado en la vida “por no poder hacerlo todo sola”.

Del mismo modo, no seré peor madre por tener ayuda. Todo lo contrario.

Pues todo esto te lo digo a ti también: pedir ayuda, necesitar ayuda, no nos hace peores madres, ni menos válidos como personas. Tampoco has fracasado en la vida.

Todo lo contrario: te has reinventado mil veces, sobrepuesto a situaciones que nadie podría imaginar, superado mil obstáculos… y todo siempre con una sonrisa para no preocupar a los tuyos, con esperanza y dándolo todo y más. Te aseguro que para hacer eso hacen falta más que un par de bemoles! 😉

Hasta la vista!

A partir de mañana, que nacerá el pequeño Alberto, mi vida va a cambiar demasiado, así que he decidido despedirme. Me encantaría poder deciros que volveré en un par de semanas, pero no quiero ponerme fechas ni plazos ni nada. Quiero ir relajada en ese aspecto, sin presiones ni expectativas.

Quizá me veáis por Instagram o Twitter o Facebook… pero no esperéis que os responda porque seguramente no esté para todo lo que me gustaría estar.

Nos vemos… buff. Ni idea de cuándo nos veremos!!! Desde ya, gracias a todos por tanto. Parece esto una despedida definitiva, jeje, pero no lo es! Tan sólo sé lo mucho que me queréis y ni os imagináis lo que se siente al sentir tanto cariño.

Para mí ya sabéis que sois familia 🙂 .

Espero que el haberos contado mi experiencia en el embarazo, con sus cosas buenas y malas, haya dado ánimos y ayudado a las que estáis en esa dura fase de decidir si vais o no a por el bebé… O a las que estáis ya embarazadas y en esa montaña rusa de emociones que nadie puede comprender… O a las que tenéis depresión y os sentís unos monstruos.

Espero que no dejéis de pensar que algún día podréis alcanzar vuestro sueño, que peleéis cuando tengáis que hacerlo por el tratamiento que necesitáis y por acceso a salud. Es una putada, pero la pura realidad es que si no peleamos nosotros, nadie lo hará.

Y si tu médico te dice que no puedes ser madre por tener lupus… busca una y otra opinión de otros especialistas. Por desgracia, aún hay profesionales que ponen trabas donde no las hay.

Y hala, os dejo, que tengo que esterilizar los cacharros, poner la cuna colecho en el dormitorio, preparar mis drogas y mil cosas más 😅. Menos mal que la vida me ha curtido tranquilota 🤣🤣!!! Eso sí… esta noche no habrá quien me duerma!

Artículos relacionados:

También te puede interesar...

Estoy de baja por maternidad… y muy bien! 😀 Hola a todos! Una nota rápida para daros las buenas nuevas 😀 . Ya sé que los que me seguís por Twitter, Instagram y Facebook ya lo sabéis, pero lo p...
Depresión y embarazo Antes de nada, un aviso muy importante: da igual lo que leas. Da igual lo que te digan... Si tienes depresión, ni un hijo ni una mascota...
Ejercicio y deporte en un embarazo con lupus: ¿sí,... Sí. Rotundo! A no ser, por supuesto, que tu especialista y/o ginecólogo te lo desaconsejen por algún motivo. Sin embargo, si como yo, tu bebé va bi...
Seguimiento médico de un embarazo con lupus: prueb... Supongo que será igual en todo embarazo, independientemente del lupus. El primer trimestre ha sido, por ahora, el que más preocupaciones me ha traído....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

10 pensamientos sobre “Embarazo con lupus: tercer trimestre y preparación al parto y post parto


  1. Heidy says:

    Hola Nuria, leí tu blog, te felicito, y te deseo lo mejor, superaste muchas cosas. Recién fui diagnosticada de lupus sistemico y fibromialgia, y soy médico, lamentablemente sabía perfectamente de que se trataba y mi pronóstico. No es sencillo la aceptación como tal y de modificar tu vida… Mis colegas lamentablemente no fueron tan empaticos conmigo, pues asumían que platicaba con la persona profesional y no con mi interior, si existen espacios de soledad, pero también me di cuenta que algo bueno trajo a mi vida, valore mucho estar con mi familia, el sentir el amor de ellos y no hago planes, porque en realidad no se si pueda cumplir, vivo el día, muy intenso con mi familia. Cuando trabajaba mucho me perdia de eso maravilloso. Es bueno saber que hay otras personas como tú y sienten igual y puedas contactarte.


  2. Mercedes says:

    Mucha suerte Nuria, que todo vaya muy bien!!! Nos alegramos muchísimo por ti 🙂


  3. Mony says:

    Que alegria verte asi nuria te deseo que ese bebe llegue muy bien y que tu estes de maravilla para el y disfrutes al maximo el ser mama.
    No sabes cuanto me haz ayudado
    Por eso mis mejores deseos para ti y tu bebe y Gracias por no dejarnos y darte el tiempo de estar aqui .


  4. Lorena says:

    Hola!! Lo primero, enhorabuena por tu bebé, le deseo una vida muy feliz!
    He llegado a tu blog x casualidad y me ha parecido muy interesante.
    Me gustaría hacer un apunte sobre la lactancia materna, y es que los beneficios no son sólo para el bebé, hay muchos para la madre; entre ellos se encuentra la menor incidencia de depresión postparto (por lo que retirar la LM no sería la mejor solución para mejorar la depresión) y con respecto al cansancio,.. si es cierto que puede llegar a ser agotadora, pero gracias a las hormonas q segregamos durante la LM cogemos antes el sueño y este es más reparador. Es cuestión de plantearse que cuando el bebé duerme, la mamá duerme y q sea la pareja quien se encargue de tareas del hogar, compras, cambios de pañal…
    Por supuesto las prioridades de cada familia son distintas y lo más importante de todo es q estemos felices venga de donde venga el alimento, lo principal que necesita un bebé es una madre feliz y mucho amor!!
    Un saludo y a disfrutar de este maravilloso momento… El milagro de la vida!


  5. María Jesús Sanz says:

    Espero que todo haya ido bien. Un abrazo para los tres.


  6. Gloria says:

    Que Dios te bendiga en cada paso y cada momento… que todo salga bien, y que puedan disfrutar de cada día y cada momento todos en la familia del pequeño Alberto!! Te esperamos pronto con todas las buenas noticias!!


  7. Basi says:

    Mucho ánimo, todo va a ir fenomenal.


  8. Ivelissa Rivera says:

    Que todo salga bien, sé que así será y Felicidades por tan grande bendición de ser padres!! Te deseo todo lo mejor, y que Dios los bendiga.


  9. Cristina says:

    Felicidades Nuria!!!Eres todo un referente para mi.Espero que seas muy feliz y vuelvas a contarnos todas estas cosas tan interesantes.Un beso muy fuerte


  10. María says:

    Querida Nuria, de todo corazón, te envío mis mejores deseos para este día. Bienvenido al mundo, pequeño Alberto. Tú no lo sabes, pero aquí estamos muchas echándole porras a tu mamá, para que todo salga bien. Hacia a los dos van nuestras buenas vibras con mucho cariño.