Cuando tienes que reinventarte

Hacía tiempo que no escribía y lo echaba de menos. La verdad es que lo necesitaba.

Lo había intentado varias veces a lo largo de esta semana, pero sin éxito.

Ahora, con esta etapa de Internet y modernidades, ya los fracasos de escritos no son bolas de papel en el suelo, sino borradores que se quedan aquí, almacenados, y que supongo algún día encontraré de nuevo. Me gusta conservar esos borradores porque soy yo en mi estado de bloqueo. Yo, pequeña Alicia en el País de las Maravillas. Sin saber muy bien dónde estoy, ni cómo ni por qué he llegado aquí…

Cuando tienes que reinventarte

Aún no he puesto título a este artículo. Empecé a escribir, como siempre hago, y al final titulo… Pero ésta vez tengo muy claro el título porque es, simple y llanamente, lo que tengo que hacer: reinventarme.

Cuando lo tienes que dejar todo

Nos pasa a muchos, verdad? Nos echan del trabajo, la crisis nos deja en quiebra o la enfermedad llega para cambiarte la vida. Es algo que pasa cada día a más personas de las que quisiera.

Tienes tus metas bien definidas y has trabajado o estudiado toda tu vida para alcanzar esas metas. La mía, ser una gran empresaria! Un alto cargo en Telefónica o una multinacional…

Quería ser una de esas mujeres de éxito y tener dinero “para darle a mis hijos todo lo que mis padres me habían dado a mí” (eso decía siempre)… Aunque ahora me doy cuenta de que con ese perfil quizá no hubiera podido darles lo más importante: mi tiempo. Tiempo de calidad.

Eso ya da igual… Señor lupus llegó pisando fuerte y se quedó 8 años. De 2008 hasta tan sólo junio de 2016. Se dice pronto, pero a lo largo de este blog, y los que me seguís desde el principio, sabéis que cada una de esas letras son una espina en el corazón: por las cosas que tuve que dejar de hacer… Por los días de dolor… Por las noches de llanto en soledad…

La mayor espina, tener que abandonar todo aquello por lo que había luchado: mi trabajo. Un trabajo que me divertía, me llenaba y me hacía ser quien era: una mujer independiente con un futuro por delante.

Tuve que elegir, y elegí salud

Es lo que hay que hacer, no? Aunque a veces nos damos cuenta cuando es ya tarde o tras varios ingresos en el hospital y tus médicos que te dicen “las bajas por lupus son muy normales y a veces necesarias. Piensa bien lo que estás haciendo”.

Y lo piensas… Y te enfadas con el mundo por tener que ponerte en esas situaciones para las que nadie nunca te había preparado.

Yo estaba preparada para ser la número uno!!! Pero no en cuidarme… ni en renunciar a mi carrera ni al futuro que me había planeado.

En la vida nos deberían preparar más para lo imprevisto… Pero supongo que eso no es posible.

¿Qué haces cuando tu vida no puede ser la que era?

Hay cosas para las que puedes adaptarte, pero hay otras ocasiones en la que tienes que reinventarte.

Yo me reinventé allá por el 2012, aunque por aquél entonces aún no sabía que lo estaba haciendo. Tan sólo creé una cuenta en Twitter y una maravillosa comunidad de pacientes (la americana) me ayudó a través de sus blogs, su empatía y cariño.

Creé mi primer blog, “Lupie Cave”, y empecé a escribir en inglés. Ésa fue mi catarsis.

Imagen de Lupie Cave, que está por el momento en modo privado.

Imagen de Lupie Cave, que está por el momento en modo privado.

Escribí, escribí escribí… lo hice todos los días hasta que saqué de dentro todo lo que tenía acumulado… Escribía y se lo daba a leer a Jorge… hasta que fui capaz de hablar por mí misma sobre cómo me sentía. Hasta que Jorge fue capaz de comprender que hay veces en las que sólo necesito hablar sin que él tenga que decir nada… tan sólo abrazarme luego.

Tu lupus es mi lupus

Terminó mi catarsis y entonces quise hacer por otros lo mismo que habían hecho por mí. Quería ayudar a otras personas que, como yo, estaban perdidas sin saber qué hacer con sus vidas.

Creé este blog y con él, sin darme cuenta, me reinventé. Me introduje en el maravilloso mundo de la salud y del 2.0 del que ya no quisiera salir.

Me reinventé hasta tal punto que redirigí mi carrera profesional en este entorno: me metí en el mundo asociativo e hice todo lo que estuvo en mi mano para cambiar las cosas que necesitamos que se cambien.

Han sido 4 años que, literalmente, me han devuelto la vida.

Jamás hubiera pensado que un grito de desesperación y desesperanza se convertiría en algo tan bueno que me haría salir del sofá y de una vida vacía y sin sentido.

El día que publiqué “Grita!!” jamás imaginé que podría tener tanta repercusión y ayudar tanto, incluso a mí misma.

Ahora toca reinventarse de nuevo…

Y me está costando. Mucho. Quizá demasiado…

Me planteo si es posible que haya gastado todas las fuerzas que tenía… como si esto fueran las 7 vidas de un gato. ¿Habré gastado ya mi última vida reinventada y quizá ya no me quedan más?

Hace ya unos 6 meses que llegué a Dubái para quedarme. Es mi nuevo hogar. Tengo que conseguir que sea mi hogar.

Vine con ilusión, pero sin expectativas (no soy una persona que espera grandes cosas, sino que prefiero no esperar y ver lo que sucede. La vida me ha enseñado que de esta forma sólo te puedes llevar alegrías, mientras que si esperas te llevas decepciones).

Los que me seguís por Instagram, sobre todo, habéis sido testigos de mi buena actitud desde el día cero, en que no tenía más que una cama y una banqueta (sonrío al recordarlo).

Pensaba que podría continuar con la vida que hacía en España porque es la magia de Internet, no? No importa donde estés… puedes estar en todas partes…

Pero eso no es verdad.

El sentido de Twitter es la inmediatez de las conversaciones, los debates que se generan y la participación activa y en tiempo real…

Puedes asistir a eventos que están sucediendo en la otra parte del mundo porque Internet nos mantiene conectados y hay mucho friki tuitero (os adoro!) que nos retransmiten los eventos y nos hacen sentir como si estuviéramos allí.

Pensaba que todo sería igual… que sólo renunciaba a los eventos y a las reuniones a las que iba como representante en la asociación… pero me equivocaba.

La diferencia horaria y el diferente ritmo de vida me hacen imposible seguir las conversaciones y toda actividad en España. Las puedo seguir, pero a destiempo. Y eso no tiene sentido.

Me llevo dando cuenta un tiempo, pero quizá no haya querido terminar de verlo claro porque la realidad me obliga a tomar decisiones y reinventarme. Y no quiero.

No quiero tener que reinventarme de nuevo… Es duro. Lo hacemos porque es lo que tenemos que hacer, pero es duro.

Decisiones duras

He dejado toda actividad en España.

Me he dado de baja de los proyectos y organizaciones en las que colaboraba… No tiene sentido que un representante de pacientes esté en otro continente. No ayuda que yo sea community manager porque no puedo estar en los Tuitchats, ni en los eventos ni en nada. Simplemente porque las horas a las que son no son compatibles con mi vida aquí.

Hubo un tiempo en que me empeñé en seguirlo todo, pero eso me afectó y mucho. Me afectó psicológicamente y afectó en mi relación con Jorge. No era viable.

Sé que parece una decisión “caprichosa”, pero ha sido muy meditada. Mucho. Quizá demasiado porque si la hubiera tomado antes a lo mejor no hubiera llegado al punto en el que me encuentro ahora.

Dejar todo lo que he dejado ha sido más duro que cuando tuve que dejar mi trabajo como directora financiera porque ahora la salud me permite hacer cosas… pero no puedo hacerlas por otros motivos.

Cuando por fin mi cuerpo me permite hacer lo que yo quiero, es otro el motivo que me lo impide. Es una faena.

Perdida, desubicada y algo desquiciada

Es como me siento porque no sé dónde está mi lugar ahora, ni sé hacia dónde me tengo que dirigir… ni cómo voy a hacerlo. Me siento diminuta y muy insegura… Reinventarte no es algo fácil de hacer…

Cuando llegué no era así. Estaba feliz y con ilusión.

Ahora lloro casi a diario y con un desconsuelo que no recordaba ya y que Jorge no había visto nunca.

Y lo intento!!!! Aquí estoy, no? Me levanto a las 7’30 am y me pongo a hacer cosas… y algunos días lo consigo, como hoy, y otros no. Ayer no me levanté de la cama (¿para qué?).

Y ese “para qué?” me da miedo porque sé lo que significa y no quiero pasar por eso otra vez.

Se supone que puedo quedarme embarazada, no? Pero… ¿es éste un buen estado mental para quedarse embarazada?

Me da rabia (y mucha pena) porque me ha costado años llegar aquí y ahora, que por fin estoy bien, la depresión va a volver?

Dejé los antidepresivos hace poco más de un mes y no quiero tener que volver a tomarlos… No quiero tener que decirle a mi nuevo médico que ando a vueltas con la depresión de nuevo… No quiero no quiero no quiero.

Pero no sé cómo afrontarlo… Y es cuando la gente te dice eso de “venga! Volver a casa por Navidad te sentará bien”. Y una mierda.

Lo que yo necesito es una rutina. Mi rutina. Encontrar una nueva rutina y una nueva vida que me haga sentir que pertenezco a algún lugar; que tengo una meta (aunque sea una meta tonta) y que me levanto por una razón. Y un bebé no es una razón, así que no me intentéis animar con eso. Ahora, así, no puedo quedarme embarazada.

Ir a España no me va a ayudar. Podría convencerme a mí misma de que va a estar genial y esas cosas… y lo estará. Soy demasiado buena engañándome convenciéndome a mí misma y sé que me lo voy a pasar bien y voy a disfrutar, pero me aterra afrontar la vuelta. 

Ir a España me va a desquiciar más porque es lo que ha hecho cada maldito viaje que he hecho a España desde que llegué aquí. Me ha ido desquiciando poco a poco. Y lo digo así, “desquiciando”, porque me siento una loca… Siento que me estoy volviendo loca y no quiero y me da miedo… pero no sé cómo evitarlo.

No lo sé… No sé cómo salir de aquí y me da miedo porque mañana me voy a España y no sé cómo voy a volver.

Me da miedo lo que yo sea cuando vuelva.

No soy la única

Sé que hay más personas que están así. Que sienten  que no tienen control sobre su vida y sus emociones… Lo sé. Entre otras cosas porque me niego a aceptar que estoy loca. Que me he vuelto loca.

¿Y qué hago ahora?

Intentaré agarrarme a la rutina que me establecí hace tiempo… Es lo que hago cada día: me levanto sin pensar y sin pensar me vengo al ordenador.

Un sistema de alarmas me dice a cada momento lo que tengo que hacer porque si no pienso es mejor. Si no pienso tengo más oportunidad de pasar un día medio normal.

Si pienso se me cae el mundo encima. Literalmente encima.

Terminaré de escribir esto y, como si nada, me pondré a traducir el artículo que publiqué el otro día sobre la Lupus Academy. Será como si no hubiera pasado nada, verdad? Pero es así como funciona. Así es como intentas ganar un pulso que no siempre ganas… Así es como intentas mantener el equilibrio en la cuerda floja

Porque no quiero caer.

No es agradable caer, ni llorar, ni quedarte en la cama o en el sofá porque “para qué te vas a levantar”.

No es algo que busquemos ni que nos hayamos ganado de alguna cínica manera.

Os aseguro que cada día me acuesto diciéndome a mí misma que mañana será un buen día. Y hago cosas… o lo intento. Pero no siempre es tan fácil como parece.

Esta mañana, si tengo éxito, publicaré un artículo en inglés y luego publicaré éste. Y si lo hago será una pequeña victoria en mi día de hoy. Si llego al Facebook, hasta lo celebraré, pues tenemos que celebrar cada pequeña victoria.

Luego, seguramente, me podré música y cantaré mientras hago el equipaje para mañana… pero eso sólo será una máscara; un intento desesperado por sobrevivir un día más mientras hallo el modo de salir de este estado al que no sé cómo he llegado.

Artículos relacionados:

También te puede interesar...

Soy un Grinch A veces las cosas pasan y no puedes controlarlas... Las ves venir, pero no puedes evitar que lleguen. Me daba cosa escribir esto en estas fechas......
“Sí puedes” (quedarte embarazada) "Sí puedes". Son las palabras que más he deseado escuchar desde hace más de lo que quisiera recordar. Ayer, por fin, las escuché. Y desde entonc...
La importancia de la rutina Hace años la palabra rutina me hubiera dado espanto. Yo era de ese tipo de personas que no planificaba nada y que disfrutaba la magia de la espontanei...
Vivir con lupus en Dubai Para aquellos que aún no lo sepáis, desde hace poco más de 2 meses vivo en Dubái, Para los que penséis que estoy de broma... no lo estoy, jajaja. ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

6 pensamientos sobre “Cuando tienes que reinventarte


  1. M. Adriana Rengifo dice:

    Hola Nuria … lo primero que hayas pasado una súper Navidad junto a tu familia …. mucho ánimo y piensa que eres una guerrera … cada día tiene su afán …. un abrazo grande … Adriana


  2. José Antonio Alcalde dice:

    Buenas noches o mañanas o tardes,da igual.
    Hace dos años que me diagnosticaron lupus y desde el primer día he seguido tu blog.Me has ayudado mucho,y te doy las gracias.Ahora te leo y veo esa fuerza tambalearse y piensocomo podría corresponderte, lamentablemente no lo sé.
    Te entiendo y se lo duro que debe ser,pero se que encontraras esa rutina o ese algo que te devuelva la fuerza y la ilusión que siempre vi en ti.
    Solo decirte que estaré al otro lado de la pantalla para lo que necesites.
    Un abrazo muy grande desde Barcelona.

    P. D. Porque no escribes un libro? Tu lucha el el argumento perfecto


  3. Catalina dice:

    Querida Nuria

    Me ha gustado mucho leer tu página , la he leido varias veces, , no creas muchas veces tengo que leer dos y mas veces para poder entender bien lo que no ocurría antes , pienso en ti y preparar un tema tan grande es muy laborioso , te entiendo , muchas veces tu cabecita tan llena de cosas y casos no da mas , es bastante lo que haces y lo poco que haces te deja extenuada.

    No había leido el artículo GRITA lo voy a leer me falta leer muchos temas , leo de a pocos por que tu sabes la luz y estar mucho en el ordenador me hace daño .

    Así como lo dices no eres la única que vives el día a día pero de esa manera como escribes nos sentimos fortalecidas por que no te dejas caer ni vencer , es verdad hay ratos donde uno se siente triste por que quisiera hacer y ser como otras personas pero nos tocó a nos pero seguiremos con la máscara y adelante venciendo .

    Pero te diré algo nos admiran por nuestra VALENTIA Y RESISTENCIA tenemos que saber o aprender a sentirnos felices con lo que tenemos con lo que hacemos , no quiero extenderme
    Solo termino diciendo que te deseo una Feliz Navidad en Dubai con Jorge da gracias por el amor que te tiene y a todas las personas en el mundo que viven igual que nos.

    Un abrazo
    con cariño
    Catalina


  4. Patricia Ramirez Mares dice:

    Hace tiempo sentia como no tenia un motivo, una ilusion para seguir, como que todo era molesto, enojo, fastidio, me quejaba de que no me siento bien, que tanta pastilla, que mi cara, que estoy en gordando, en fin…. y se de llorar y llorar hasta por un comercial tierno, upffff…
    Casualmente lei un blog de una compatriota tuya ya que a todo lo anterior no sabia como lidiar con mis hijos, bueno a lo que voy dice que tenemos que aceptar la realidad, que las cosas son asi, que no hay bueno ni malo, que tu mismo lo das el enfoque, pero que dificil, pero es verdad, fui poco a poco observando y dando me cuenta de muchas cosas…
    Eres una gran persona, que ha ayudado (y me ha ayudado) tanto personas como nosotros y con enfermedades similares, ve el enfoque diferente y veras que disfrutaras lo que estas viviendo y ayudaras de una forma diferente tal vez a muchas otras personas.
    La realidad es que si necesitas tomar los antidepresivos pues tienes que tomarlos; recuerda no es que estemos mal, solo es un medicamento que ti cerebro necesita…..
    Como siempre un gran abrazo……


  5. Kaceda dice:

    Querida Nuria:
    Cuando no tengo respuestas a las mismas preguntas que me hago yo, es dificil responder a las que se hacen otros.
    La verdad que yo me sentiría igual que tú si me trasladara a vivir a un sitio como Dubái.
    Creo que sentirte desubicada es lo mas normal del mundo.
    En parte me recuerdas a mi situación actual, porque yo, aunque permanezco en mi casa de siempre, he perdido la oportunidad de hacer el 70% de lo que hacia antes, y eso me causa una pena que no conoce nadie.
    Porque nadie es capaz de entender la pena que sentimos cada uno en nuestros adentros, aun cuando lo expresamos en palabras orales o escritas, nunca dicen los verdaderos sentimientos porque son difíciles de expresar.
    Tienes un lema muy parecido al mio, lo que me ha llenado de empatía hacia ti, y es que prefiero no esperar nada bueno y sorprenderme, que esperar algo bueno y decepcionarme.
    Pero por una parte hay que mantener una pequeña ilusión por las cosas.
    Buscar nuevos retos que alcanzar. Pensar que si has ganado a tu brote de lúpus, puedes ganar a esta depresión por la separación.
    Separarte de tu zona de confort, de los tuyos, de tus logros conseguidos en estos años.
    Tienes que buscar nuevas metas, mantener tu mente ocupada.
    Como dice mi psicologa… apuntate a yoga!, pinta!, aprende chino mandarin!, adopta un hermano gatuno para tu minino (jajaja)…
    Mantén tu mente ocupada en busca de nuevos retos a los que vas a poder acceder ahora que tu lupus no te agarra de las piernas para que no te levantes.
    Yo quiero animarte a que te levantes de esa cama, para que te demuestres a ti misma que puedes. Quiero ver tus fotos en instagram e ilusionarme por un dia estar como tú, y sentirme feliz por verte feliz a ti.
    ¿Tener un hijo? Es lo que siempre has anelado, y es lo que ahora puedes hacer. No hace falta que sea inmediato. Puedes esperar, pero al fin de cuentas es algo que te va a levantar el animo porque vas a ver cumplido una meta que no ha cambiado para ti, por muchos cambios que has tenido en tu vida.
    Usa internet siempre que lo necesites para hablar con la gente, para expresarte… no se, igual encuentras a mas personas españolas que viven en Dubái y que necesitan compañia que les entienda como extranjeros en un pais muy muy diferente al suyo.
    Y si vas a pasar las navidades aquí… No pienses en las rutinas, no pienses en el futuro, ni en las cosas ganadas o perdidas. Disfruta del momento que vives.
    No se si mi palabreria ayuda en algo, la verdad no se bien como dar consejos en algo así (como he dicho no me los se dar a mi misma).
    Yo estoy reinventandome, y lloro sola a las noches pensando en lo que he perdido y en el negro de mi futuro.
    Mi vocación perdida, sin posibilidades de encontrar trabajo de lo mio, con unas posibilidades muy bajas de estudiar otra cosa por la falta de concentración, mis aficiones rotas por los dolores de la enfermedad (yo pintaba y hacia manualidades, y tambien me gustaba escribir, pero mis manos a duras penas me dejan)…
    Para mi eres alguien fuerte, que como todo ser humano tiene sus altibajos, y que recae y llora, y que no siempre es lo fuerte que aparenta ser, porque todos tenemos nuestra parte blandita, por mucho que aparentemos.
    Aquí muchos hemos venido a contar nuestras penas y hemos recibido de ti todo el apoyo y la comprensión del mundo y creo que todos nosotros te apoyamos en este momento y te queremos ver con el ánimo a tope.
    De corazón te deseo lo mejor, que pases unas bonitas navidades, que nos compartas parte de tu alegría por instagram (que es por donde más te sigo yo) y que pienses que el dicho dice “año nuevo, vida nueva” … llenate de toda la fuerza para que así sea.
    Un fuerte abrazo y besos.


  6. Nancy Quiroz Begazo dice:

    Nuria una ves mas, Nancy, sabes no es Duvai, no es que estes alejada de España, es esta terrible enfermedad, que produce depresion, asi que por ahora todo lo ves negro y profundo, nos son las circunstancias que te han tocado vivir lo que te produce esa sensacion de no pertenencia a ningun lado y que te desorienta, es tu estado de animo, se que la depresion se maneja con antidrepresivos, porque tambien he estado en tratamiento, la pregunata es ¿ CUANTO QUIERES TU ACEPTAR LA DEPRE?, CUANTO TE PERMITES TU, QUE AFECTE TODA TU VIDA Y TU DESEMPEÑO Y TU RELACION CON JORGE? igual se llama mi esposo..NURIA ASI COMO EL LUPUS NOS PROVOCA DOLORES, HERIDAS, TAMBIEN NOS DEPRIME, ASUMELO COMO PARTE DEL PROCESO DE LA ENFERMEDAD, Y NO COMO UNA FALTA DE PERTENENCIA AL LUGAR EN EL QUE HORA VIVES…. y sabes que es lo mejor que estas en la cuspide del estado depresivo, eso significa que tiene que bajar el proceso y se, que te sentiras mejor, Entonces frente a este estado que nos tira a la cama, tu levantate cambia el lente a tus ojos, mira todo lo que te rodea y todo lo que tienes y disfrutalo en cada momento, has lo todo por amor a ti, a quienes te rodean, dedicate a entregar amor, alegria, apoyo, aun a pesar de tu estado…… solo quiero ayudarte como yo me ayude a mi misma, me siento mejor… sigo haciendo deporte, como muy sano, alejo de mi lo que me hace daño y me dedico a dar un poquito de felicidad a un a quien no conozco y que se que necesita algo de cualquier persona, asi lleno mis vacios.