Soy un Grinch

A veces las cosas pasan y no puedes controlarlas… Las ves venir, pero no puedes evitar que lleguen.

Me daba cosa escribir esto en estas fechas… Se supone que son fechas en que todos estamos felices, cantamos villancicos y esas cosas. Pero, al igual que yo, hay muchas personas que en estos momentos no son felices. Por eso escribo esto.

Escribo animada por ellos porque, aunque no hayan dicho nada, sé cómo se sienten.

Escribo por mí. Porque esta vez lo necesito. Necesito sacar muchas cosas de dentro y escribir siempre es un buen modo de hacerlo.

El momento perfecto para que la depresión asome la cabeza de nuevo y se acerque no existe. Pero, en mi opinión, la Navidad es el peor momento de todos. No porque me fastidie una fiesta que me gusta (que ya no es así), sino porque es una etapa en la que los cánones sociales imponen que tenemos que ser felices y cantar en nubes de color de rosa que yo no tengo y que no soporto tener que fingir.

No me gusta la Navidad

Soy un pequeño Grinch, aunque no siempre lo he sido.

Antes me encantaba la Navidad: las calles llenas de gente, las luces en las calles, los villancicos de las calles de mi Granada preciosa y, sobre todo, la ilusión. Era lo que más me gustaba.

Con el tiempo, y con el lupus, la cosa cambió. El cansancio con que tenía que vivir me fastidiaba todo el año, pero al ver llegar la Navidad… buff. Me entraba pánico.

Comidas y más comidas. Con amigos, con el trabajo, con familia… Muchas excusas. Muchas explicaciones… que aún me cansaban más

Del viaje a Granada y el mes que me llevaba reponer todas las cucharas gastadas ya ni hablamos.

Y lo que más dolía al llegar la Navidad eran (y son) las conversaciones con Jorge, mis salidas de tono por la desesperación y su incesante intentar que fuera a una cena o a una comida para no tener que dar explicaciones que en el momento yo no comprendía que eran tan incómodas de dar.

Ahora sí lo comprendo. El tiempo y mucho hablar nos ha ayudado a ambos a ponernos en los zapatos del otro.

Nos comprendemos, pero yo sigo afrontando la Navidad cual Grinch y él quisiera no tener que dar explicaciones. Ahora realmente no tiene por qué, pues yo estoy bien y no tengo cansancio ni dolor, pero se ve que me ha quedado una especie de trauma con la Navidad. No lo puedo evitar.

No os equivoquéis. Adoro a mi familia y me encanta estar con ellos en estas fechas porque hacemos una cena sencilla y hace tiempo que dejamos a un lado eso de ir de guapos. Ir siendo tú misma te hace estar más a gusto… Más relajado.

Los reyes me hacen ilusión también. Es algo que ya os conté que siempre me hizo ilusión.

Pero…

Estoy deseando que pase la dichosa Navidad

Este año, quizá, con más fuerza. Sólo quiero estar en mi casa, con mis cosas… Intentando adaptarme a este país al que, de repente, parezco no querer adaptarme, a pesar de los esfuerzos que hago cada día.

Siempre lo he dicho: necesito una rutina que me ayude a encontrar mi sitio en el mundo, que me dé seguridad y algo a lo que agarrarme para no pensar… porque si pienso, lloro. Y este llorar es…

No lo sé. Hay muchas cosas que no comprendo. No comprendo por qué lloro, si se supone que lo tengo todo.

No tiene sentido que llore porque mi salud está bien, y eso es lo que importa.

No tiene sentido esta tristeza porque, tras 8 años, por fin me han dicho que puedo ser mamá. Y no. No es el miedo a no poder serlo… Bueno, sí, pero ésa es otra historia diferente.

Y el no encontrar razones para esta desazón con la que convivo cuando se supone que lo tengo todo me da pánico porque significa que puede ser la depresión, que vuelve a casa por Navidad, como el turrón.

Da miedo porque, por muchas veces que te hayas enfrentado con la depresión… por muchos pulsos que le hayas echado… nunca llegas a saber el paso a paso. No hay instrucciones en un libro.

Lo único que puedo hacer es echar los pulsos que me quiera echar… Esperando ganar el máximo posible hasta que se canse de perder y se vaya de nuevo.

Artículos relacionados:

También te puede interesar...

Salir de la depresión: podemos Aunque ahora creas que no... Yo te digo que sí podemos. Yo he podido y tú vas a poder. Como que me llamo Nuria. Dicho esto... Estoy bien. Gra...
Cuando tienes que reinventarte Hacía tiempo que no escribía y lo echaba de menos. La verdad es que lo necesitaba. Lo había intentado varias veces a lo largo de esta semana, pero ...
“Sí puedes” (quedarte embarazada) "Sí puedes". Son las palabras que más he deseado escuchar desde hace más de lo que quisiera recordar. Ayer, por fin, las escuché. Y desde entonc...
He terminado mi ensayo clínico! Muchos me habéis preguntado qué tal me ha ido en el ensayo. La última vez que os conté estaba encantada de la vida porque sólo me faltaban dos chutes ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

16 pensamientos sobre “Soy un Grinch


  1. Elena dice:

    Buenos días. Sigo tu blog hace tiempo, llegue a el por casualidad buscando información. Ni te imaginas la sorpresa al encontrar al fin una descripción exhaustiva de todos mis sintomas. Ni te imaginas lo que supuso al fin encontrar respuestas y sobre todo la posibilidad de verme tan reflejada en todos tus escritos. Muchas gracias por este esfuerzo que supone mucho para personas como yo. En mi caso, aunque tengo diagnostico lo peor es la incomprensión de médicos y personas cercanas ( mis sintomas más destacados son el cansancio extremo y la inflamación ).
    Leí en tu blog, acerca del dolor de cuello ( creo que lo llamabas pellizco). Podrías explicarme un poco más…?( es un dolor a nivel cervical que quema, es muy desagradable ). Es uno de mis sintomas, que incapacita bastante. Decirte que yo también hago burradas y luego las pago con creces, pero las hago porque quiero y aunque no pueda, puedo. Te deseo lo mejor del mundo y que poco a poco vaya todo mejor y consigas todo aquello que deseas, porque te lo mereces. Un fuerte abrazo.


    • Nuria dice:

      Ay Elena, yo también recurrí a los blog de otras personas de habla inglesa para hacer ver a los demás cómo me sentía. Hubo una época en que no era capaz de expresarme ni de describir cómo era vivir en mi piel, así que sé bien el alivio que se siente cuando encuentras a alguien que puede plasmar lo que tú sientes 🙂 . Me alegra poder ayudar y lo hago con todo el gusto del mundo. Es para mí un privilegio, la verdad, aunque desearía más que nadie se sintiera mal ni incomprendido porque es una sensación horrible.

      El pellizco del que he hablado en el blog era la joroba de los corticoides, así que no sé si será lo tuyo… El mío no quemaba, sino que era eso, como si alguien me pillara un pellizco de carne constantemente. Muy muy molesto.

      Dilo al médico, aunque muchas veces la repuesta que nos dan es que hay que aguantarse y que viene con el pack del lupus… Pero tenemos que decir los síntomas y molestias, así que hazlo.

      Ánimo con tu familia. Tráelos aquí y que lean los artículos que expresen cómo te sientes. Yo lo hice con Jorge mucho tiempo y te aseguro que fue un cambio enorme para los dos. Eso sí, ellos deben tener interés en comprenderte o, al menos, aprender a creer que estás cansada cuando parece que estás bien. Hay que trabajarlo mucho, hablar mucho… pero el esfuerzo merece la pena.

      Un abrazo enorme y espero que lo consigas. En lo que pueda ayudar, ya sabes que estoy aquí 🙂


  2. María Jesús dice:

    Bueno, ya se ha pasado. Espero que tú y todos los seguidores hayáis sobrellevado las fiestas lo mejor posible. Ahora a volver a la rutina que tan bien nos sienta. Un abrazo y mis deseos de un año en remisión para todos.


  3. M. Adriana Rengifo dice:

    Hola Nuri tienes toda la razón …! Todo es muy complicado … solo fuerzas .. y reinventarse … no queda otra …
    Que ha pasado con el medicamento para el Lupus que estaba listo para salir “BLISIBIMOD” ya que lo demás remedios ya me lo han puesto y no he tenido respuesta…si sabes algo favor escríbeme … un abrazo y Feliz Pascua y un próspero Año 2017


    • Nuria dice:

      Hola, Adriana,

      Tengo muchas cosas que contaros y entre ellas está la que mencionas… Dame tiempo, que está en lo alto de la lista de prioridades porque sois muchos los que me preguntáis por el Blisibimod.

      De todas formas, me cuenta creer que lo hayas probado todo… Hay una pila de tratamientos, ¿los has mirado todos en el blog? ¿Lo has comentado con tu médico?

      Un abrazo


  4. Patricia Ramirez Mares dice:

    Nuria, un abrazo; entiendo perfectamente lo que escribes y hasta la sensacion de que hay algo y no sabes que es (le digo a Pay que ni yo me entiendo); y si eso es depresion, como sabes tambien tengo Lupus y eso de estar dando tantas explicaciones me tiene tan cansada, Ja, Ja ….. y tambien soy una Grinch no me gusta eso de los festejos; sabes mejor hay que pensar que es una condicion mas al Lupus, y como dice Alma pronto te adaptaras.
    Nuevamente un fuerte abrazo y veras que pronto pasara esto y todo sera nuevamente rutinario, tu sabes muy bien que significa esta palabra.


    • Nuria dice:

      Ay, Patricia, veo que somos toda una comunidad de Grinchs y eso, en cierto modo, me reconforta, je.

      Como ves, al final he logrado hacer que la mala racha pase, aunque aún lo digo con la boca pequeñita porque no quisiera lanzar los cohetes antes de tiempo. Aún supongo que me queda camino para adaptarme del todo, y más aún para reinventarme… Pero lo más difícil, que era encontrar el camino, creo que lo he hecho (aunque también lo digo con la boca pequeñita :p ). Un abrazo enorme y gracias por estar ahí 🙂


  5. Ale de Alba dice:

    Hola Nuria…Para muchos es epoca de ponerse triste a mi me pasa igual. ..pero sé que tengo que tenemos que echarle todas las ganas del mundo…y dar gracias a Dios por otro año más que nos da de vida…entramos en momentos de la depresión, pero quien puede ser más fuertes…ella o nosotros que somos unas guerreras? Ánimo porque tenemos salud y somos fuertes…recuerda que eres una guerrera Nuria. Te mando un abrazo muy fuerte…


    • Nuria dice:

      Lo sé, Ale. Sé que tenemos suerte y que cada día que pasa debemos sentirnos agradecidas por seguir en esta maravillosa vida… La verdad es que hasta me he sentido culpable por pensar ese “ojalá todo acabara ya” porque pensaba en aquellos que ya no están con nosotros… aquellos a los que la enfermedad se los ha llevado… y pensaba en cuánto hubieran dado ellos por estar donde yo estoy.

      Sé y sabía entonces que debía sentirme bien por estar viva, pero también es verdad que a veces es complicado hallar el equilibrio de sentimientos. Por fortuna, al final lo he logrado y espero poder ayudar a los que están en el proceso de hacerlo 🙂 .

      Gracias por tus palabras, preciosa. Es importante que nos recordemos unos a otros la suerte que tenemos y el potencial que hay mientras tenemos la oportunidad de abrazar la vida. Un beso enorme


  6. Carmhen dice:

    Hola Nuria, quiero compartir un poco de mi historia personal y al igual que tu, estas fechas no son muy agradables, desearía cerrar los ojos, abrirlos y de una vez estar en el 2017, sin tanto alboroto….. también padezco lupus, hace 13 años, y tengo mis altibajos, pero este año es diferente, por no decir peor, hace poco falleció mi novio, y desde entonces me he subido a una montaña rusa de emociones, la que se muy bien debo controlar, pero no puedo…. “quiero estar sola, o mejor no! acompañada tal vez, pero que nadie celebre, porque para mi no hay nada que celebrar”…en fin, la vida se ha empeñado en ponerme una prueba este año, que si no supero puede acabar con mi salud, quiero pensar que es parte de la vida, que es una experiencia y que debo aprender….aun no se que diantres debo aprender, pero en eso estoy, resolviendo un rompecabezas del cual ya se la imagen final; yo enfrentándome a la vida.


    • Nuria dice:

      Siento tu pérdida, Carmen… 🙁 No imagino lo duro que debe ser, aunque sí que conozco demasiado bien lo que se siente al no saber qué diablos pretende la vida de nosotras ni por dónde se supone que debemos tirar ahora…

      Si, tras un tiempo, ves que tu estado mental no mejora, espero que hagas lo que hice yo y pidas ayuda. Yo he mejorado mucho y, aunque aún no sé muy bien lo que la vida pretende que haga ni qué camino coger, al menos ya no soy infeliz y, como ves, poco a poco vuelvo a ver un sentido a levantarme de la cama.

      Ánimo, mi niña. Vamos a salir juntas de ésta, vale?


  7. Alma dice:

    Hola Nuria, excepto que no tengo lupus me identifico contigo en todo lo que dices. También me gustaría animarte porque el primer año de estar expatriada tienes muchos altibajos, pero los tenemos todas las mujeres que dejamos nuestros trabajos por acompañar a nuestros maridos a que ellos mejoren profesionalmente y nosotras nos sentimos anuladas.
    Después de 4 años expatriada, hemos vuelto a casa y hebretomado mi maravilloso trabajo pero me sigo sintiendo extraña, supongo que cómo en todos los cambios necesitaré un año de adaptación. Así que ánimo que el primer año es durillo pero luego todo va fenomenal.


  8. Marcela dice:

    Querida Nuria se q es difícil se que hay veces q uno piensa hasta cuándo pero me voy a tomar el atrevimiento de RTR q hay una ley divina q hace a atraigamos lo q pensamos y te pido x vos x tu salud q seas positiva a pienses q todo va ha estar bien q saca de tu mente el malestar y digas estoy bien y voy ha estar mejor no te digo te aseguro q te vas acuesto pero si te aseguro q cada día lo vas a pasar mejor q alguien dijo SOLO X HOY viví el hoy y da lo .Ejor de ti y de pensamiento positivos x q se puede cambiar la forma de mirar las cosas .Estás acá x una razón le das sentido a muchas personas q te siguiente y nos ayudas a enter x q nos sentimos así .Gracias x estar y escribir quien te sigue desde hace unos meses y te admira

    Marcela


    • Nuria dice:

      Ay, Marcela, he tenido un buen cataplof, eh? Supongo que a veces son inevitables…

      ¿Sabes? Cuando atravesaba toda esta vorágine de sentimientos me asaltaba ese miedo del que hablas: el miedo a atraer el “mal karma” y empeorar a causa de mi estado de ánimo… Pero, por desgracia, no podía hacer nada por evitarlo.

      Como ves, al poco tiempo apliqué tu consejo al pie de la letra… y aquí estoy! 🙂 Contenta por ser feliz de nuevo y haberme recuperado a mí misma. Prefiero mil veces a esta Nuria, en serio! Y espero que la otra no vuelva nunca.

      Un beso enorme y gracias por el apoyo y el gran empujoncito 🙂