La importancia de la rutina

Hace años la palabra rutina me hubiera dado espanto. Yo era de ese tipo de personas que no planificaba nada y que disfrutaba la magia de la espontaneidad. Levantarte, respirar y dejarte llevar allá donde te llevara el viento!

No era yo bucólica ni ná. Já.

Ahora soy todo lo contrario:

Necesito mi rutina

Al igual que un gato o un bebé, yo necesito mi rutina como el respirar.

Necesito planificar las cosas con al menos una semana de antelación para poder repartir bien mis cucharas y para prepararme psicológicamente para lo que sea. Recordad que eventos como comidas familiares, viajes o hacer la compra requieren de preparación psicológica para muchos pacientes entre los que yo me incluyo.

La rutina en la depresión

No es sólo un tema de cucharas, sino también psicológico.

No sólo necesito rutina porque me dé más seguridad, sino porque el tener “un plan establecido” me ayuda a sobrellevar el día. Me ayuda a querer llevar ese día adelante.

Si me sacas de la rutina, como me ha ocurrido ahora, se me cae el mundo encima. Es una de esas cosas que cansan, en todos los sentidos.

Es que ni me reconozco a la hora de escribir… Simplemente, no soy yo.

Y me echo de menos!!!! 🙁

Rutina no es sinónimo de aburrimiento

Para muchos pacientes, la rutina es sinónimo de estabilidad, que es lo que necesitamos tanto física como psicológicamente.

Tengo unos horarios establecidos; una especie de tradición diaria que me da seguridad y me ayuda en el día a día con la depresión.

Cuando me sacas de mi rutina

Me hundo. Me pierdo.

Me bloqueo.

Me siento como un niño chico que se ha perdido en un centro comercial…

Ahora mismo estoy en Granada (mi tierra que adoro), en casa de mis padres que me miman un montón.

No podría estar más a gusto y, sin embargo, me hallo del todo perdida… Y la sensación de agobio y bloqueo, la angustia y la ansiedad, van en aumento.

Mi rutina está donde está mi hogar, que ahora es Dubái. Allí están los elementos que componen lo que me da seguridad: una hora a la que levantarme, mi lugar de trabajo, Jorge, mi gata con sus maullidos interminables y su eterno pedir mimos… Y mis historias por las tardes. Allí es donde está mi rutina. Sólo allí.

Por eso a muchos no nos gustan las vacaciones…

Vacaciones, Navidad… todo eso es salir de la rutina. Y eso, a muchos, nos descoloca demasiado.

No sólo eso, sino que luego volver a la rutina nos cuesta mucho!!! Y eso, también, afecta.

Soy un Grinch, lo reconozco! Y, aunque me encantan las Navidades y lleno mi casa de cosas de Navidad hasta arriba, veo estas fiestas con terror por lo que conllevan: cenas, viajes, salidas… Salir de mi rutina.

La rutina es para mí…

Parte de mi tratamiento. Una parte importante.

Llevo sólo 3 días fuera de ella y ya no aguanto más…

Me he puesto una rutina aquí porque aún me queda mucho tiempo hasta poder volver a casa, pero adaptarse a una nueva rutina lleva también tiempo.

Sólo me queda echarle ganas y tirar de mí misma hacia arriba todo lo que pueda… Pero cuesta!

También te puede interesar...

Buscar un hobby como tratamiento Soy licenciada en economía. Aunque he tenido el lupus diagnosticado desde los 14 años, nunca me ha dado ningún problema ni limitación. Tuve una adoles...
Salir de la depresión: podemos Aunque ahora creas que no... Yo te digo que sí podemos. Yo he podido y tú vas a poder. Como que me llamo Nuria. Dicho esto... Estoy bien. Gra...
Todo irá bien "Todo irá bien". Dítelo cada día. Cada vez que te sientas bajo de moral. Cada vez que te mires al espejo. Dítelo cada día y cada noche cuando, i...
Cuando tienes que reinventarte Hacía tiempo que no escribía y lo echaba de menos. La verdad es que lo necesitaba. Lo había intentado varias veces a lo largo de esta semana, pero ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

22 pensamientos sobre “La importancia de la rutina


  1. Verónica Luna dice:

    Hola
    Soy Vero Luna
    He comenzado a creer en eso de la rutina es verdad, yo al igual que muchos siempre he pensado que la rutina es aburrida y siempre he ido en contra incluso critico fuertemente a mi marido por ello, pero con el tiempo me doy cuenta que no he querido ver que yo tengo ya una rutina muy puntual y cuando no la cubro me enfermo o me canso de más, es importante consientizarnos de ello, pero lo más importante es amarnos y entender cuales son nuestras limitantes y no pretender que nuestros familares, amigos y cercanos nos compadezcan y entiendan o vivan nuestro lupus, mucho tiempo fui egoísta y apenas me esta cayendo el veinte como decimos en México, nuestra enfermedad no es limitante solo hay que cambiar prioridades y reinventarnos cuesta mucho trabajo tomar decisiones es verdad pero llega un momento en el que hay que hacerlo, yo actualmente me encuentro en esa difícil decisión de continuar con mi trabajo o re inventarme por mi y mi familia, me encanta leer a nuria es mi luz en el camino. gracias


    • Nuria dice:

      Ya ves que no eres la única, Vero 😉 . A mí, desde luego, la rutina me ha ayudado mucho a poder llevar una vida más normal y hacer más cosas. Y, en estos momentos, ha sido básica para salir de una depresión.

      Es cierto que la base está en aprender a aceptar nuestras limitaciones- para así poder adaptarnos a ellas y volver a querernos; adaptarnos o reinventarnos, según sea necesario o aconsejable; y tomar esas decisiones tan difícles. Pero tamnbién es importante que los que nos rodean intenten comprender en la medida de lo posible (porque es complicado) el proceso que estamos viviendo. Nos guste o no, la enfermedad crónica nos afecta a todos: pacientes y cuidadores (o familia y amigos) y entre todos debemos buscar el mejor modo de vivir con ella.

      Me alegra que encuentres luz en lo que escribo y lo que hago, Vero 🙂 . Ánimo con esa difícil decisión… Ya sabes que yo me encontré en esa encrucijada no hace mucho y sé lo duro que es… Pero cuando tomas la decisión, te alegras. Con el tiempo te das cuenta de que era la decisión acertada. Un beso enorme y ya nos contarás cómo te has reinventado.


  2. Antonia Soto dice:

    Hola Nuria
    Cuando le diagnosticaron lupus a mi hija a sus 15 años, fue muy angustioso y debo confesar que aun lo es para mi, ya que todo es incierto.
    Agradezco el haber encontrado tu pagina porque me ha ayudado a entender mucho a mi hija y estar muy al pendiente de sus síntomas, sobre todo de sus estados de animo, ya no le exijo que se levante o haga vida social si no lo quiere, esta enfermedad me ha ayudado a conocer mas a mi hija y solo me queda como mama apoyarla y buscar la forma de que este proceso en que depende de mi apoyo se mas llevadero para ella. un abrazo y gracias por tus consejos que nos sirve mucho


    • Nuria dice:

      Para los papis nunca deja de ser una preocupación, Antonia. Con más de 20 años de lupus que tengo, mis padres siguen preocupándose. Es como debe ser, supongo. Si no os preocupárais sería porque no nos queréis! 😉

      Me alegra poder ayudarte a comprender a tu hija porque sé lo difícil que es vuestro papel. Comprendernos no es nada fácil!

      Un abrazo enorme a todos


  3. maribel montalvo dice:

    E leido algunos articulos de los q a publicado me parecen muy informativos y me estan ayuda do mucho pues a mi niña de 16 años le acaban de diagnosticar lupus y e leido tanto sobre la enfermedad en el internet q estoy muy preocupadz x lo qnos espera von mi pequeña. Somos de Quito Ecuador


    • Nuria dice:

      Hola Maribel,

      A mi me diagnosticaron a los 14 años, aunque ya llevaba unos años con síntomas que iban y venían. Así que escucha bien lo que te voy a decir y dítelo cada día, vale? Tu hija tendrá una infancia feliz como yo la tuve 🙂 . Tener lupus no es sinónimo del fin de la vida, ni de una vida infeliz y con problemas.

      Yo fui feliz, hice deporte, me lo pasé bien con mis amigos, hice viajes… Estudié mi licenciatura, trabajé en algo que me entusiasmaba y estoy felizmente casada con una persona maravillosa que me cuida y me quiere. Y a tu hija no tiene por qué pasarle algo diferente 🙂 .

      Es cierto que he tenido etapas en que las cosas no han sido tan bonitas… pero lo importante es que miro atrás y sonrío porque, a pesar de los momentos duros que me ha dado el lupus, he tenido y tengo una vida feliz.

      El lupus es una enfermedad impredecible y eso significa que es imposible que alguien nos diga cómo va a ser nuestra vida… Pero ¿acaso eso es posible incluso si estamos sanos? Por lo tanto, Maribel, el mejor consejo que te puedo dar es que tu hija y tú disfrutéis de la vida sin pensar en el mañana porque puede que su lupus nunca os dé problemas 😉 .

      Otro consejo útil es que aprendáis a conocer el lupus de tu hija, ya que cada lupus es distinto y a cada paciente le afecta de un modo diferente. No leas tanto en internet y pregunta más a su médico (¿cómo es su lupus?, ¿en qué le afecta?, ¿cómo debe cuidarse?, ¿a qué síntomas debe estar pendiente?).

      Sabiendo eso estaréis más tranquilas y tendréis más libertad para vivir. Porque la información de calidad es la que nos permite enfrentarnos al miedo y ser más libres. Créeme, que eso ha sido lo que más libertad me ha dado en mi vida 😉 .

      Espero que esto te sirva pero, para cualquier duda, ya sabes dónde encontrarme. Un abrazo enorme!


  4. Maria de Montserrat Claro dice:

    Es cierto se necesita una rutina, no porque seamos perfeccionistas pero si me descontrolé ahora que me jubilé, tenia una hora para hacer las tomas de mis medicamentos. hoy me da trabajo porque se me hace la hora de comer y todavia no he tomado varios de mis medicamentos. Necesito llevar conmigo mi pastillero. Saludos


    • Nuria dice:

      Huy María de Montserrat, eso no puede ser! La medicación es importante… Pero también me pasa eso cuando salgo de la rutina, je.

      Nada, tú y yo tenemos que encontrar una nueva rutina, eh? Yo estoy en ello, la verdad… Esto de vivir en un país nuevo me está costando en cuanto a los horarios y no acabo de ubicarme… Pero lo lograremos! 😉


  5. Eunice Ventura dice:

    Ah!!!! Creí que me estaba volviendo LOCA o que estaba desarrollando una especie de TOC (Transtorno Obsesivo Compulsivo) por “mi rutina” y el orden en que hago las cosas.

    Coincido por completo en que salir de la rutina, puede resultar catastrófico para algunos como yo.

    Muchas gracias Nuria Guapa por escribir este artículo.


    • Nuria dice:

      Ay, Eunice, si fuéramos un TOC seríamos un TOC TOC TOC 😉 . La verdad es que es algo que los que nos rodean no llegan a comprender… porque es salir de la rutina para irse de viaje unos días o porque alargas un viaje personal. Se supone que eso relaja al resto del mundo, pero nosotros no somos el resto del mundo, verdad? Tenemos nuestro encanto, jeje, como le digo a Jorge.

      Pero mira, tras 10 años de relación, ha sido esta vez la que me he visto peor y por la que he escrito esto. Tengo que averiguar el modo de decir ‘No’…

      Un beso enorme!

  6. A mi antes la rutina también me daba escalofríos y era sinónimo de aburrimiento. Ahora es mi espacio de seguridad, en el que puedo ir con el piloto automático cuando no doy para más, el que me ayuda a ahorrar cucharas, etc… A mis padres aún les cuesta entender (y mira que ha cambiado la cosa) por qué si estoy a gusto en su casa, estoy deseando llegar a la mía.


    • Nuria dice:

      Anda que no, niña… Quién nos lo hubiera dicho, verdad? 🙂 Las vueltas que da la vida!

      Lo del tema de las casas… mis padres lo comprenden, pero por circunstancias de la vida que mejor no contamos 😉 . Un beso niña!


  7. Jessie Garcia dice:

    Ánimo guapísima! Es normal que tengas algún bajoncillo, por algún lado tiene que salir todo (estrés, adaptación, etc.). Tómate tu tiempo y mimate mucho 🙂
    Q gracia me ha hecho leer lo de tu época de bobalicona, yo de más jovencilla decía que era como Pocahontas, que iba donde me llevaba el viento
    Un abrazo muy grande guapa
    Aah y siempre positiva nunca negativa 😉
    Muaaaks


    • Nuria dice:

      Uff niña, y que lo digas, pero te juro que no puedo más! Es como si hubiera vuelto a la etapa de los corticoides dichosos…

      No me aguanto a mí misma!!! Y el pobre Jorge… Je. Pobre.

      Siiiiiigo intentando coger la rutina. Lo conseguiré! Po no soy yo cabezota ni ná :p. Un beso enorme, Pocahontas! Y que, aunque sea a través de soñar despiertas, que el viente siempre nos lleve 🙂 .


  8. Kaceda dice:

    Uff a mi la rutina me mata… (o igual no he encontrado mi rutina).
    No puedo levantarme a una hora fija y hacer unas cosas fijas porque no todos los dias mi cuerpo quiere levantarse y no todos los dias tengo fuerzas para hacer unas cosas fijas.
    Las cosas que son rutinarias en mi vida, son las que me deprimen… mi rutina es tomar mis medicaciones mañana, tarde y noche y los domingos recargar mis pastilleros para la siguiente semana…
    La única rutina que no me deprime es levantarme y saludar a mi chinchilla todas las mañanas…(o tardes, depende de cuando pueda levantarme).
    Estos dias mi “rutina” se ha visto totalmente derrumbada porque mi hermana a adoptado una perrita que me tiene todos los dias con las cucharas en la mano y el animo a tope (me estan salvando esos dos animalitos) y estoy viendo (soy consciente y por lo tanto una inconsciente)… de que me voy a arrepentir muy rápido de estar a lo loco con la perra… pero me ha sacado de mi rutina (que si era monótona y tóxica) de… no poder con mi cuerpo porque la depresión me quitaba la fuerza de voluntad…


    • Nuria dice:

      Kaceda preciosa,

      La rutina es, también, acostarse todos los días a la misma hora. Y ésa es, por desgracia, toda la rutina a la que aspiramos cuando vvimos con cansancio y falta de cucharas. No te me agobies, si? Y tu chinchilla es una rutina peluda y preciosa porque también siempre está ahí y es parte de cada uno de tus días: saludarla, mimarla, ponerle de comer, cambiarle la camita…

      Nuestro mundo no es “normal”, Kaceda, así que no te pliques las palabras que todo el mundo se aplica del mismo modo en que se lo aplican. Tú y yo somos diferentes, vale? Nuestra normalidad es diferente porque vivimos cansadas, tomando pastillas… Y eso no es lo normal en este mundo.

      Así que hagamos lo mismo con el resto y veamos que no es lo de todos. Siempre digo que las comparaciones son odiosas, así que no nos comparemos. Tú tienes la rutina de Kaceda. Yo, la de Nuria… Y así todos. Cada lupus es diferente, por lo que cada uno tendremos nuestra propia rutina 😉 .

      Lo de la perrita me parece maravilloso!!!! 😀 😀 😀 Y ya verás cómo adaptas tus cucharas y vas a prendiendo dónde está el límite para poder disfrutar cada día de la peludi (como yo llamo a mi gata) sin morir en el intento. Los animales son maravillosos, verdad? 😀 😀 😀

      Espero que te dé una razón para pasear cada día, aunque sean 10 pasos! Pero ve jugando con las cucharas y los tiempos hasta que encuentres tu equilibrio y tu rutina. Espero de verdad que lo hagas y me lo cuentes porque me hace ilusión, niña! Acabar con la depresión es difícil y duro, pero tu hermana te ha dado una terapia perfecta!

      Un beso enorme!


  9. Catalina dice:

    Hola Nuria
    Es lógico, adaptarse a una rutina nos cuesta , lleva su tiempo y uno no puede ser muy estricta si no se cumple con esta rutina por que que algunos de los días se presentan los famosos imprevistos que alteran tu planificación del día pero pienso que no hay que sentirse mal sencillamente no se pudo por algo será .

    Te comento yo he sido muy exigente en todo pero apareció el lupus en mi vida y esta cambió tuve que tener mucha pacencia , ser mas tolerante y muchas cosas .
    Por supuesto tengo mi agenda donde planifico mis actividades pero me dí cuenta que tengo un límite no me puedo exigir solo digo será mañana lo haré puede esperar que espere .
    Antes hacía muchas cosas ahora solo las recuerdo .

    Eres joven y poco a poco vas a ir planificando tu vida a tu ritmo , comparto muchos comentarios de tu artículo , y fue un excelente nombre el que le pusiste a tu blog su nombre lo dice todo donde uno libremente da sus vivencias .y nos damos cuenta que hay muchas coincidencias

    Con cariño y te deseo todo lo mejor
    Catalina


    • Nuria dice:

      Tu consejo me viene de perlas ahora, Catalina… Pero es tan difícil ponerlo en práctica!!! Tú lo sabes bien.

      Tras un mes en España fuera de mi rutina y con un desorden total, por fin pude volver al que es mi nuevo hogar. Y sé que puedes imaginar el estrés y el agobio que ando pasando por ver todo lo que tengo atrasado por el viaje y tooodo lo que me queda por hacer. El estrés aparece y ahora ando intentando hacer lo que dices, pero cuesta!!!

      Soy muy exigente conmigo misma… Siempre lo fui! El lupus me obligó a adaptarme y a ser exigente pero con mi salud… Pero supongo que a veces no podemos controlar que la persona exigente consigo misma vuelva a la carga… Gracias por tus palabras. Ayudan de verdad en estos momentos! 🙂

      Como dije el día en que comencé con este blog, nos ayudamos mutuamente y compartiendo todos los días aprendemos algo, escuchamos un consejo que nos viene justo en el momento preciso o nos damos cuenta de que nunca se dice ‘gracias’ suficientes veces 🙂 .

      Gracias por tu consejo, Catalina 🙂 . Gracias! Y un beso enorme.


  10. María Jose dice:

    Hola Nuria,te entiendo cuando hablas de adaptación,esta enfermedad tiene como resultado,dolores,tratamientos,análisis mensuales o cada 15 días,hospitales y un etc muy largo,tu lo sabes bien ,llevas luchando desde los catorce años,esto que voy a comentar no va para los enfermos de lupus,va para todo su entorno,nosotros los padres es un día a día lo sentimos muy de cerca,pero hay una parte muy importante como amigos ,parejas etc que son importantísimos que pueden ayudar a esta adaptación que necesitáis,tu tienes un rodaje de años de enfermedad pero acuérdate de tus 19,20 ,21……,que difícil es comprender que tu vida cambia,que algo tan normal como ir a la playa con amigos,salir ya no digo de copas si no a disfrutar x la noche,o llevar una relaccion y que no apetezca no porque no le quieras sino porque debido a la medicación no tienes ganas de nada, no se es duro ver como una hija se tiene que adaptar a todo lo nuevo que viene por eso hay que ayudaros.Creo que a lo mejor me he ido de tu tema,pero cuando oigo la palabra adaptación,me duele muy de cerca,espero que seas feliz en Dubai porque tienes lo que necesitas ,una persona que te quiere y tu ánimo para superar el dia a día.Muchos besos.


    • Nuria dice:

      Uff, María José, más bien lo recordará mi madre… y seguro que con horror!!! Fui muuuuuuy complicada cuando me diagnosticaron y sólo tenía que echarme crema y tomar una pastilla al día. Yo, la antipastillas!!! La que no tomaba paracetamol porque los resfriado se curan al natural!!!

      Como madre, comprendes mejor que yo el calvario que fue para mi madre. Y supongo, la verdad, que no recibiría mucho apoyo para que yo entrara en razón porque a la única que recuerdo “echándome sermones” es a ella (lo siento mamá!!!!).

      Tienes mucha razón, pero no me había dado cuenta de este punto de vista hasta ahora! Gracias por darle visibilidad porque para los papis es importante.

      Me encanta que te hayas salido del tema, jeje. Porque lo que dices es importante! Y, como adolescente que he sido con lupus, es bueno volver la vista atrás para darse cuenta de las cosas y dar las gracias una vez más. Yo acabo de mandar un mensaje a mis padres para hablar con ellos por Skype gracias a este comentario!!! Así que gracias 🙂 🙂 . Un beso enorme!!


  11. MÓNICA SAN AGUSTIN dice:

    Nuria a mi me pasa lo mismo! !! Yo soy muy vulnerable fuera de mi espacio habitual, muy insegura. Yo llevo 25 años con lupus, tengo ahora 42 años. Un besito!


    • Nuria dice:

      Uff niña, a mí me ha matado!!! Y lo peor es que llego a casa (por fin!!!!) y ahora estoy con el estrés de ponerlo todo al día y de pensar en la pila de cosas que tendría ya hechas de no haberme ido a ninguna parte.

      Me toca manejar el estrés y hacer malabares, jeje. Un beso, compi! Somos animalitos de costumbres :-))))