¿Cómo salir de una crisis?

Llora, patalea, ten tu momento de duelo… Luego, échale actitud e intenta salir de la crisis cada día. Y, sobre todo, repítete que todo irá bien.

Eso, por regla general.

Luego llega el momento de hacer algo diferente según el tipo de crisis que atravieses. Yo, en este artículo, voy a tratar sobre todo de la crisis anímica, que es la que ando atravesando ahora mismo y para la que, quizá, no haya tanta información disponible.

Crisis médica

Actitud, adherencia y santa paciencia.

Como siempre digo, el ánimo no cura, pero hace mucho. De hecho, creo que este pequeño brote que me ha dado es por el maldito ánimo… por mi cataplof psicológico por tanto viajecico a España y que no me hayan dejado terminar de adaptarme a Dubái.

Sip. Estoy de nuevo con brote. Me lo dijo mi médico ayer… Un brote tonto, pero que me frena por el momento en el tema de ser mamá. La verdad es que no se me ha caído el mundo encima por eso. Pero bueno, eso es otra historia.

Ahora tengo que concentrarme en salir de mi crisis psicológica. La cosa es… ¿cómo hacerlo?

Crisis psicológica o anímica

No sé hasta qué punto son lo mismo, pero el caso es que madre mía cómo afectan! Yo ando en la mía por lo menos dos meses y haciendo malabares para averiguar cómo estabilizo esta montaña rusa para que no tenga tantas subidas y bajadas…

Porque es eso, verdad? Los días que logras encontrar una razón para levantarte ya es todo un logro. Por suerte, yo sólo he tenido un par de días de esos y hace ya tiempo de ello.

Bien, te has levantado. Ole tú! Y te lo dices así de claro porque hay veces y situaciones en la que es difícil hacer esto. Ahora toca pasar el día y el mejor consejo es que no te plantees nada. Tan sólo vive el día, el momento, el ahora. Poco a poco y sin adelantarte a lo que vas a hacer con la comida o qué harás por la tarde.

Vive el ahora

Clave para mí, al menos.

Pensar en lo que voy a hacer mañana o incluso dentro de dos minutos es algo que me bloquea cuando estoy mal. Pensar- malo! Tengo que hacer sin pensar. Como si metiera el piloto automático, sabes? Así todo es más fácil 🙂 .

Haz cosas

Lo que sea. Lo que se adapte más a ti o lo que disfrutes más: leer, jardinería, algún hobby… Las etapas de bajón son, de hecho, uno de los mejores momentos para descubrir nuevas aficiones 🙂 .

Esto, que se dice tan rápido, a veces también resulta complicado. A algunos el cansancio les impide hacer muchas cosas… a otros es el dolor el que les pone problemas. En otros muchos casos la barrera es la motivación (o la falta de ella).

Hay veces en las que encontrar algo que nos motive y nos llene lleva tiempo. Aquí sí que hay que pensar y hasta partirse la cabeza. Tanto para encontrar algo como para adaptar ese algo a nuestra vida o nuestro lupus.

Yo, por ejemplo, me he decantado por ahora por la jardinería y el deporte. La una la practico de noche (jeje) y lo otro, bajo techo. También, como veis, me entretengo bastante con el ordenador, buscando cosas, informándome sobre temas que necesito saber en Dubái y lo que se me ocurre.

Hacer estas cosas me está costando trabajo por la desmotivación que siento, pero lo intento cada día. Y cada noche al acostarme, si no he logrado mi objetivo, me digo a mí misma que mañana será otro día y que lograré lo que me he propuesto. Algún día será así 🙂 .

No seas muy duro contigo mismo

De nuevo, es algo que se dice muy rápido y fácilmente, pero que no es tan sencillo. No nos afecta lo que los demás piensen de nosotros… Nos afecta más bien el hecho de que las metas y caminos que habíamos dado por sentados en nuestra vida no son posibles (al menos por el momento)… Y que te rompan los esquemas en ese sentido es un duro golpe para el que nunca estamos preparados.

A veces nos exigimos más que nadie… y eso es bueno, pero en su justa medida.

Habrá días en que las cosas no salgan como deseábamos y dar un paso atrás (o dos o tres) es normal. Es parte del proceso. Lo importante es irse a la cama pensando “mañana será mejor”.

En ocasiones hemos de tomar decisiones como dejar el trabajo o frenar nuestra actividad habitual y ya es bastante duro tomar estas decisiones como para que encima sintamos que hemos fracasado o que le estamos fallando a alguien.

Ponte alarmas

Es lo que siempre me ha funcionado mejor desde que caí en depresión. No sólo por la neblina lúpica y para recordar todo lo que tengo que hacer, mis citas y esas cosas. También me ayuda a hacer todo lo que os he dicho arriba.

Hace tiempo que os quiero hablar de este truquillo,  pero ya sabéis que se me va la vida y me pierdo, je. Aunque ahora es un gran momento para contaroslo porque lo estoy usando y me está ayudando a superar/sobrellevar esta crisis.

La cosa está en que si me planteo mi día o pienso cosas como “voy a hacer deporte” me da el bajón, se me cae el mundo y cataplof. Vale, pues, sabiendo eso, busco un sistema para hacer sin pensar. Y voilà! Sistema de alarmas y horario al canto.

Tengo un horario por las mañanas y cada día tengo varias alarmas: las pastillas, comer fruta a media mañana (porque como poca fruta), comer a medio día e ir al gimnasio.

Suena la alarma y, muy diligente yo, me levanto y hago lo que la alarma me dice 🙂 . Sin pensar. Escucho, leo y hago.

La que me acabo de poner y voy a probar hoy es la del gimnasio. Deseadme suerte! El otro día la puse por la mañana y funcionó. Y aquí la campeona fue al gimnasio a las 7 de la mañana ni más ni menos. El ejercicio es clave para un buen ánimo, así que lo he metido en mi rutina.

Paso a paso, a tu ritmo y sin prisas

En temas de ánimo no es buen consejo forzar el ritmo. A Jorge esto le pasa mucho, por ejemplo. Piensa que obligarme a hacer cosas es bueno, cuando no siempre lo es. Hay que saber cuándo obligarnos y cuándo no, y es algo para lo que no he encontrado la clave. Simplemente hay días en los que no estoy pata nada. Ya está.

Podría ahora plantearme hacer mil cosas, apuntarme a algún grupo para socializar tipo curso de cocina o algo así (cualquier chorrada es buena para salir de la crisis), pero sé que no me ayudaría sino todo lo contrario. Hay que darse la patada y salir de casa y del aislamiento, pero en su momento. Cada uno sabemos perfectamente cuándo es ese momento. Sólo tenemos que ser sinceros con nosotros mismos.

Y, mientras llega el momento, podemos ir pensando en las cosas que podemos hacer 🙂 . Y, cuando llegue el día de hacerlas… ponte alarmas 😉 .

¿Cuándo saldré de la crisis?

Ojalá pudiera decirte que mañana… que sólo serán unos días y que es fácil. Lo bueno es que, si has llegado hasta este artículo, es porque quieres salir. Y ése es el paso más importante para hacerlo 🙂 .

Aunque querer no siempre es poder, hay que querer salir para salir de las crisis. Y para los que piensen que estamos así porque queremos… no es así.

Hay cosas en la vida sobre las que no tenemos control y una de ellas son las emociones. Caer nunca es fácil y da igual si nos ha pasado una o mil veces. Siempre cuesta salir. La diferencia es que cuando has caído más de una vez ya tienes algunos trucos, sabes más cosas y conoces más tus limitaciones.

La respuesta al cuándo no la tenemos y nadie nos la puede dar… Pero lo que sí te puedo decir es que vas a salir. Vamos a salir. Eso es lo importante y en lo que tenemos que concentrarnos. Y, cuando lo consigamos, lo celebraremos. Siempre hay que celebrar las cosas buenas de la vida.

También te puede interesar...

Todo irá bien "Todo irá bien". Dítelo cada día. Cada vez que te sientas bajo de moral. Cada vez que te mires al espejo. Dítelo cada día y cada noche cuando, i...
Cuánto cuesta hacer lo que tenemos que hacer! Siempre se dice adaptarse o morir... pero en este caso yo necesito reiventarme. Aunque no sé cómo hacerlo y, día tras día, siento una sensación de ter...
Cuando tienes que reinventarte Hacía tiempo que no escribía y lo echaba de menos. La verdad es que lo necesitaba. Lo había intentado varias veces a lo largo de esta semana, pero ...
La importancia de la rutina Hace años la palabra rutina me hubiera dado espanto. Yo era de ese tipo de personas que no planificaba nada y que disfrutaba la magia de la espontanei...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

6 pensamientos sobre “¿Cómo salir de una crisis?


  1. Tere Esper dice:

    Nuria… Otra vez estoy leyendo este post, no siempre querer es poder…Ya estoy desesperada…SFC…No me puedo despegar de la cama…LES…Ya no se qué hacer con el dolor…un brote del que no veo el fin…Te entiendo perfectamente…Te quiero


  2. silvana dice:

    Así es Nuria, Carpe Diem! Lo de vivir el día debiera ser algo así como nuestro mantra, es muy difícil porque casi todo el mundo que nos rodea está proyectando para mañana… Cuando me llama alguna amiga para planificar a futuro (es decir, con un par de días de antelación) le recuerdo que lo mío es “puro presente como los perros”, ja, ja, así que si me quieren ver aprovechen el ahora porque mañana no sé en qué “estado” voy a despertar, de verdad. No lo pienso porque la frustración me envenena, entonces me digo: es lo que hay y se hace lo mejor que se puede, humildemente. Espero que mejores del ánimo para que el brotecito remita bien pronto, que tengas mucha fuerza para cada momento de tus días y como bien decís nada de sentirse culpable, porque una no elige tener una enfermedad, ocurre nada más, y bastante trabajo nos dá vivir cada momento para encima sobrecargarnos la mochila. Te mando beso grande y abrazo bien fuerte.


  3. fernanda dice:

    Magníficas palabras Nuria, TODO VA A ESTAR BIEN y VAMOS A SALIR.
    Tal vez nos lleve más tiempo del que pensamos, tal vez nos de miedo, tal vez debamos parar o hasta retroceder y volver a empezar, pero cada vez estaremos un poco más fuertes y como lupis valientes y guerreros pondremos toda nuestra fuerza (sea mucha o poca) en ello.
    A mí me pasa cada tanto, pienso “mañana me comeré al mundo” y llega mañana y no tengo la fuerza ni para levantarme de la cama 🙁 De a poco he aprendido a repetirme “bueno, si hoy no puedo, juntaré fuerzas y mañana sí lo haré”. Y así va la vida.
    Fuerza y ánimos para todos los lupis, a cuidarse y seguir adelante con valor.


  4. Kaceda dice:

    Querida Nuria:
    Tus palabras siempre me animan un poco en mi proceso.
    Yo tambien estoy en el momento de encontrar el entretenimiento adecuado a todo lo que me pasa.
    No es fácil, el tiempo no ayuda. El frio y la lluvia del norte de España en estos dias no ayuda a que pueda salir de mi casa con mis dolores y mi muleta.
    Los dias que salgo son “por obligación”, no por placer. Y son esos dias los que aprovecho que he usado medio monton de cucharas en salir, para intentar hacer lo que otros dias no he podido.
    Me he vuelto demasiado sedentaria… el cansancio, el dolor, el lidiar con el dia a dia… la cama te comprende tan bien, que es dificil salir de ella.
    En mis sueños soy tan feliz, que es dificil despertar de ellos.
    Cuando vivir duele tanto, es dificil desconectar de ello.
    Mi psicologa me dice que tengo que encontrar actividades que me hagan olvidar las cosas malas… pero es tan dificil olvidar algo que eres tú.
    Piensas y piensas, en que tienes mucha vida por delante y un camino muy negro lleno de piedras.
    Piensas en las cosas que te apasionaban hacer, y ya no puedes. En ese trabajo que te encantaba, y ya no puedes. En esas cosas que se te daban tan bien, y ya no tienes fuerzas para hacerlas.
    No saber como seguir adelante porque todo te cierra las puertas.
    Es tan facil hundirse y tan dificil salir, y todos a nuestro alrededor creen tener las soluciones a nuestros problemas y nunca saben atinar con las palabras adecuadas.
    Miro atras y me recuerdo subiendome a los árboles, corriendo con mi bici y haciendome mil rasponazos y moratones, y hoy no puedo ni subirme a una silla para buscar algo en el armario sin complicaciones.
    Y mirar al futuro es peor… pensar en que tienes 25 años y la de cosas que querias haber hecho a esta edad. Ir a los médicos y ver a la Aux. de enfermeria sentada junto al médico, y pensar que ese era tu sueño. Ver que querias ser una viajera imparable, y que te detiene el felpudo de tu casa…
    A dia de hoy solo me mantiene ocupada mi afición por las manualidades y su uso en los disfraces para eventos, y mis mascotas… las grandes aliadas para cualquier depresión.
    No se cuando me encontraré bien, o si eso sucederá en algun momento. Solo se que la vida me da batacazos a cada momento e intento mantenerme en pie.
    Me diagnosticaron Fibromialgia hace 6 dias, me diagnosticaron LES y Sjögrem hace 8 meses… y sigo luchando por recuperar lo que era antes de todo esto.
    Un saludo.


  5. Nancy Quiroz Begazo dice:

    Nuria siempre muy motivadora, ayer mi marido me dijo que yo lo chantajeo con mi lupus, en el sentido que no quiero hacer algunas cosas, y es que cuando me siento adolorida o animicamente sin animo, quiero estar en la cama y cerrar cortinas, el me dice, en forma imperativa; no vas a cocinar?, la casa esta echa una mugre, aunque no sea asi, y dice que me comprende.. lo que deseo decir es que cada dia tengo un motivo por el que retrocedo todo lo que avanzo, por actitudes de mi pareja, y segun el ha cambiado, haciendo esfuerzos por entenderme, pero me llama chantajista, fundamentando que hago lo que me da la gana. Creo comprendi que no se debe callar cuando se tiene alguna molestia y lo que yo hago es callarme hasta cuando no resisto mas y entonces acudo a el para que me traslade a un hospital. Luego atribuye mi recaida; a que sali a caminar o correr, o asisti a alguna reunion, o cualquier distraccion que opto por hacer. Como salir de esto que nos afecta tanto cuando dia a dia tengo cuotas de enojo. Hace como 8 dias que no me habla y ya no dormimos en el mismo cuarto. Debo dejarlo, abandonar ese entorno que me esta haciendo mucho daño, ya estoy pensando en irme a otro lugar, porque el ambiente en que hay una persona para la cual no significas nada, duele aun mas. Esa es mi situacion y a pesar de todo cada dia me digo “TODO IRA BIEN”, no me dejare vencer, hoy estoy muy adolorida y no tengo motivacion, no tengo con quien hablar, no tengo el animo para hacerlo.
    Igual, gracias por escribir todo tus consejos producto
    de tu experiencia, son similares en los esfuerzos, pero para otros como yo por ejemplo, tengo que multiplicarlos por mil para estar bien.


    • Kaceda dice:

      Hola guapa:
      Te comprendo bien porque estoy en una situación parecida.
      Cuando una persona no te comprende puede llegar a ser muy hiriente con sus palabras. Hace tiempo me pasaba con mis padres y sus frases “eres una vaga” “cansados estamos todos”…
      Despues de mi diagnostico me ingresaron una semana y al salir mi novio me pidio un tiempo porque no sabia como lidiar con el hecho de que yo estaria enferma todo el rato.
      al poco tiempo me dijo que queria volver pero yo le dije que ahora era yo la que queria tiempo y que no volveria con él si no veia cambio.
      Una de las primeras razones de mi recaida fue mi novio. Él es una persona muy activa que no entiende que otra persona no pueda ir a su ritmo. El que no lo hace es vago.
      Él ir al monte es subirse el monte en el menor tiempo posible sin parar, llegar a la cima para beber agua y bajar… y yo era seguirlo echando las tripas.
      A dia de hoy seguimos sin estar oficialmente juntos porque continua sin entender bien mi ritmo de vida. No entiendes que sus horas de descanso para mi no son suficientes, y que salir un poco a pasear, es para él subirse ese monte.
      No te calles las cosas, dilas y piensa que una persona que te trata así cuando estas enferma no merece del tiempo que tengas bueno, para que lo desperdicies así.
      Vete a la asociación de Lupus de tu zona, a mi me ha ayudado mucho hablar con otras personas en mi situación y tener acceso a la atención psicológica.
      Mucha suerte y todo ira bien. Animo!