Ejercicio y deporte en un embarazo con lupus: ¿sí, o no?

Sí. Rotundo! A no ser, por supuesto, que tu especialista y/o ginecólogo te lo desaconsejen por algún motivo.

Sin embargo, si como yo, tu bebé va bien, tienes un embarazo bueno y normal y tu enfermedad no te lo impide, haz deporte adaptado a tu estado de gestación. No serán iguales los ejercicios que hagas a las 12 semanas que los que hagas en la semana 30 y por eso es importante que los hagas en un centro especializado y con alguien formado y cualificado.

¿Por qué es beneficioso hacer ejercicio durante el embarazo?

Hacer ejercicio durante el embarazo trae muchos beneficios tanto para la futura mamá como para el bebé. Nos ayuda a aprender a respirar, nos ayudará a aliviar y prevenir los dolores de espalda tan comunes en el embarazo, prepararemos los músculos y el cuerpo para el momento del parto y mil cosas más entre las que se encuentra la prevención de la diabetes gestacional. Ah! Y el hacer ejercicio durante el embarazo nos ayudará a recuperarnos antes tras el parto (esto me encanta, jeje).

Y, muy importante! En este tipo de programas dirigidos a embarazadas prestarán especial atención al ejercicio y fortalecimiento del suelo pélvico, que es muy importante en el embarazo.

Sobre suelo pélvico no os voy a hablar, pero os dejo en las fuentes dos artículos que os aconsejo que leáis 😉 .

Mi experiencia con el ejercicio en el embarazo

Como es un tema muy importante que cada una debemos hablar con nuestros médicos, yo sólo os voy a contar lo que me han dicho los míos, lo que he dejado de hacer y lo que estoy haciendo.

Recuerda que tu caso, ya sea por tu embarazo o por tu lupus, puede ser diferente al mío y quizá a ti te desaconsejen algunos ejercicios que yo sí puedo hacer. De igual forma, hay ejercicios que yo no puedo hacer y que otras mujeres sí que hacen.

¿Cuándo empezar a hacer ejercicio en el embarazo?

Lo antes posible, en mi opinión 🙂 . De hecho, ya deberías hacer ejercicio regular antes de quedarte embarazada, así que no debería haber problema en seguir con las rutinas, pero con ciertas adaptaciones.

Si, por el contrario, no eres de las que hacen ejercicio con frecuencia, quizá te digan que esperes un poco y sólo te aconsejen caminar. Por lo que estoy viendo en mis clases con otras compañeras, si tu embarazo es con fecundación in vitro también deberías esperar algo de tiempo. Por eso soy tan pesada en lo de que cada una preguntemos a nuestros médicos.

¿Qué ejercicios NO debo hacer en el embarazo?

Antes de quedarme embarazada yo iba a pilates, pero como son clases en las que se hacen muchas abdominales, mi ginecólogo me las desaconsejó.

Los ejercicios de alto impacto, como correr, también me los desaconsejaron. No por el hecho de correr y que el bebé dé botes, sino por las articulaciones y porque no es un ejercicio al que yo esté acostumbrada. Si tu eres runner, seguramente sí te dejen.

Por supuesto, las actividades que requieran un riesgo de golpe o caída, tipo escalada, artes marciales y demás. Ah! Y el buceo.

Con este tema te aconsejo que preguntes a tu ginecólogo, uno por uno, los deportes que haces y que te diga si puedes seguir practicándolos o no. Como siempre, apúntalo todo en un papel o en el móvil para que no se te olvide nada.

¿Qué ejercicios estoy haciendo?

Como mínimo, caminar 30 minutos al día. La bici y la natación también son buenos ejercicios.

Sin embargo, de lo que estoy más contenta es de haberme apuntado a clases específicas para embarazadas. Voy 1 hora tres veces a la semana y en esas clases me enseñan ejercicios de suelo pélvico, a respirar y me preparan desde ya para el parto.

Solemos trabajar de todo menos las abdominales: brazos, piernas, espalda, el culete… por supuesto, suelo pélvico, ejercicios de oscilaciones de cadera, nos enseñan a agacharnos bien y a adoptar una buena postura (fundamental para cuando esté el peque con nosotros y tenga que agacharme ocho mil veces al día) y no sé cuántas cosas más. Y sentadillas. Muuuchas sentadillas, que me matan!

Los aparatos que usamos son, sobre todo, la cinta elástica y la pelota de pilates. Si vas a hacer ejercicio en casa, son los que te recomiendo. En la guía de la Sociedad Americana de Ginecología y Obstetricia que os dejo en las fuentes hay unos cuantos ejercicios de los que hago yo en mi clase 🙂 .

Qué ejercicio debo hacer: ¿yoga, pilates u otro?

Depende de tus gustos, por supuesto. Leerás mil opiniones sobre unos y otros, así que tú guíate por instinto y por la impresión que te den los distintos centros que vayas a visitar antes de apuntarte a algo.

Es importante que las instalaciones estén limpias, completas y te gusten. Eso, por descontado! Pero, además, en este tipo de actividades es importante que te hagan una evaluación previa para conocer tus necesidades y tus limitaciones. A mí también me pesaron y midieron y eso está chulo porque luego ves tus progresos. Yo empecé en el programa en la semana 10 más o menos y, salvo en barriga y pecho, estoy perdiendo volúmen!! 😀 😀 😀 Sólo he cogido 8Kg y estoy en la semana 35 de embarazo, lo cual está genial 🙂 .

Mi recomendación personal, que es lo que yo hice: haz mucho trabajo de investigación en internet, pregunta a tu gine si hay algún centro o actividad concreta que te recomiende y pregunta a amigas tuyas que hayan pasado ya por eso.

Nota importante para lupis: como en nuestro caso tenemos alguna probabilidad más alta de presentar algún problemilla en el embarazo, pregunta si te devuelven el dinero en caso de que tu médico te recete reposo. Es importante porque estas clases suelen ser algo caras… No tiene por qué pasar nada, pero ya sabemos que lupi precavida vale por dos! 😉

Precauciones en relación al ejercicio y el embarazo

No te hagas la valiente ni seas bruta. Descansa y no te esfuerces más de la cuenta, vale?

Yo, al principio, hacía los ejercicios sentada en una pelota de pilates! Y tampoco te creas que duraba mucho… la mitad de la clase no la podía hacer, jeje. Y tan pancha 🙂 . De nada me sirve, ni a mí ni a mi bebé, que me dé un chungo.

Así que a la menor señal de debilidad, mareo o falta de aire, te paras y se lo dices a la monitora.

Al igual que en el caso del ejercicio cuando no estamos embarazadas, debemos ser capaces de mantener una conversación. Si no, es que nos falta aire y debemos parar. En el embarazo es vital que nunca nos falte oxígeno.

¿Recomiendo el ejercicio en el embarazo?

Si tus médicos no te lo desaconsejan, yo sí lo recomiendo. Es de las mejores cosas que he podido hacer. Eso sí, habla siempre con tus médicos antes de empezar la actividad y busca un centro especializado que tenga clases adaptadas a embarazadas.

No olvides llevarte siempre agua y un snack y mantenerte bien hidratada a lo largo del día.

Y si un día o una semana no puedes, no pasa nada!

Y si no puedes hacer más que caminar, pues bien hecho! 🙂

Para quien tenga curiosidad, aquí os dejo una clase completa de las que hago (a cámara rápida, jeje):

 

Fuentes:

También te puede interesar...

Seguimiento médico de un embarazo con lupus: prueb... Supongo que será igual en todo embarazo, independientemente del lupus. El primer trimestre ha sido, por ahora, el que más preocupaciones me ha traído....
¿Debo tener un hijo si tengo lupus? Es una pregunta que muchas personas se hacen porque, para qué decir otra cosa... es importante! Traer un hijo al mundo es una responsabilidad de por v...
Deporte y lupus: ¿qué tipo de ejercicios son recom... Si debemos o no hacer deporte teniendo lupus y qué tipo de deporte debemos hacer es una de las dudas más comunes. Así que, aprovechando que quiero hab...
Campaña #HoySíPuedo para la maternidad de paciente... Si hay una cosa que las pacientes jóvenes venimos denunciando desde hace tiempo es el hecho de que nadie se ha preocupado nunca por la preservación de...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*