No utilices mi enfermedad para vender. No al sensacionalismo!

¿Sensacionalismo barato? No conmigo

Estoy enfadada. Indignada.

Ayer estaba yo en mis saraos, en mis reuniones de la asociación trabajando con ilusión para cambiar un poco este loco mundo en el que hay tantas cosas que cambiar…

Estaba en esa lucha que tantos pacientes que hablamos en redes y en conferencias llevamos cada día para que la enfermedad se normalice; para que no se nos vea como pacientes sino como personas. Personas con una vida, unos sueños, una familia y, sobre todo, sentimientos.

Estaba… y dejé de estar. Paula, del blog NoDramaPausia, me había enviado un mensaje porque estaba mal (no sé si la palabra es triste, decepcionada con el mundo o indignada).

Una pseudo-periodista (no la puedo llamar periodista) había utilizado su salud para vender; para ganar lectores, seguidores… La verdad es que no sé realmente qué persigue este tipo de gente.

No voy a hablar sobre esta señora ni sobre su mala praxis y su falta de todo porque ya Paula lo cuenta muy bien. Ella se basta y se sobra para quemar el mundo si quiere 🙂 .

Sin embargo, me gustaría dejar la siguiente reflexión: El blog de Paula se llama NoDramaPausia porque tiene por objetivo quitar dramas a la vida, como ella misma dice en su blog. Si esta pseudo-periodista hubiera hecho la labor básica de todo periodista, que es la investigación previa, hubiera visto esto nada más entrar en el blog de Paula:

Fte. www.NoDramaPausia.com

Fte. www.NoDramaPausia.com

Si hubiera sido una buena profesional, no hubiera escrito lo escribió.

Quizá esta señora debería haber ido ayer al evento #PerspectivasWellcomm, pues le hace falta aprender muuuuucho en lo que a comunicación se refiere. Hubiera escuchado cosas tan básicas como ésta

Cristina Rubio Boto on Twitter

“No podemos invadir el espacio de las personas sino ser parte de su experiencia” @mildredlaya #PerspectivasWellcomm

Tenemos la gran suerte de que Paula, al igual que otros muchos pacientes, abren sus vidas y sus sentimientos a diario para AYUDAR. Sin cobrar y sin esperar recibir nada a cambio.

Tenemos la suerte de que Paula nos deje cada día ser parte de su experiencia, pero tú, pseudo-periodista, has invadido todo su mundo de mala manera. Y eso no tiene nombre ni perdón.

No al sensacionalismo en salud

Estoy cansada.

Estoy cansada de que programas de televisión busquen el drama en salud para vender en lugar de informar sobre la realidad de una patología para romper estigmas.

Estoy cansada de que, cuando un paciente participa en un evento de salud “de los grandes” sea para contar su vida…

Tenemos tanto que aportar!!!! ¿Por qué tanto empeño en que sólo aportemos la parte dramática de la enfermedad?

Podemos hablar de tantas cosas! Aportar valor! Pero en muchas ocasiones se elige que aportemos drama… Y el victimismo hace mucho daño a tantos colectivos! Colectivos que son personas y familias enteras.

Vender vender vender…

Yo no quiero vender, sino aportar.

Tú, al vender el drama, destruyes lo que tantos pacientes intentamos construir cada día.

Si me utilizas, que sea para construir, y que sea con mi conocimiento y mi consentimiento. Que sea CONmigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

2 pensamientos sobre “No utilices mi enfermedad para vender. No al sensacionalismo!


  1. Paula dice:

    No sabes lo que te agradezco este post!.Si en algo estoy agradecida a la vida es que me haya puesto en la vida personas como tú. Como bien dices los pacientes no estamos para ser ni guionistas de culebrones ni como condimento de nada.En muchas escuelas de periodismo debería existir una clase magistral de muchos pacientes que conozco enseñando a comunicar.
    Pero sobre todo te quiero dar las gracias por tu apoyo. Eres un regalo para mi, y mi ejemplo!
    Un abrazo enorme, gracias,gracias, gracias.


    • Nuria dice:

      Ay mi Paula! Te vas a reír, pero si algo me ha enseñado la vida es que las personas más “sanas” somos las que estamos malitas. Supongo que viene con la locura de la enfermedad, al igual que los chistes “oscurillos” y el ver lo maravilloso hasta en una escoba de palo.

      Un abrazo enorme y nos debemos un algo, vale? 🙂 Qué abrazo ni qué gaitas… Un beso!!! No dejes que nada ni nadie te haga desperdiciar un segundo de tu vida ni una entrada de tu maravilloso blog. Créeme que es algo que me he tenido que decir a mí misma más de una vez! 😉