Medicina alternativa y complementaria

Son muchas las enfermedades autoinmunes sin cura a día de hoy: Crohn, Esclerosis Múltiple, Diabetes, Lupus… y un sin fin más, verdad? En varios artículos ya he comentado que son muchos los que se aprovechan de la desesperación y desesperanza que produce, tanto a pacientes como a familiares, la etiqueta de “enfermedad crónica”… Y ofrecen productos milagro que en muchas ocasiones no provocan más que daños y empeoramiento de la enfermedad, además de un gasto considerable e inútil de dinero.

Todos sabéis que soy totalmente contraria a cualquier tratamiento no aprobado por un organismo internacionalmente reconocido o cualquier terapia proveniente de alguien que diga aquello tan anhelado de “te curará”… Pero hay un tipo de medicina a la que yo sí me apunto: la medicina complementaria, que es la hoy os traigo 🙂 .

Aunque el nombre que se le da es medicina alternativa y complementaria, ya sabéis que nosotros no podemos dejar la medicación ni los tratamientos, revisiones y demás que nos pautan nuestros especialistas, por lo que de ahora en adelante vamos a concienciarnos en que es medicina complementaria, puesto que va a complementar a la estándar que recibimos de nuestros médicos. Además, es importante consultar con nuestro médico antes de tomar ninguno de estos productos. Siempre deben de saber lo que tomamos porque eso puede tener un impacto en los resultados de las analíticas o en nuestra salud.

Nota: no se publicarán comentarios que contengan enlaces a páginas web ni que publiciten algún lugar para realizar estas prácticas. Espero que lo comprendáis.

¿Qué es la medicina complementaria?

La medicina complementaria es aquella que engloba ciertas prácticas y productos que no pertenecen a la medicina estándar, que es la que utilizan nuestros médicos. Si con esto no os queda claro, quizá sí que os suene la acupuntura y la quiropráctica, que son ejemplos de medicina complementaria.

Muchos pacientes deciden emplear este tipo de medicina como un modo de complementar su medicación y tratamientos, puesto que en muchos casos son de ayuda para sobrellevar la enfermedad. Según la Clínica Mayo, cerca del 40% de pacientes decide probar este tipo de medicina.

¿Es segura la medicina complementaria?

Aunque el Centro Nacional sobre medicina alternativa y complementaria (NIH) lleva a cabo la investigación científica en torno a este tipo de medicina, debemos tener en cuenta que muchos de sus productos y terapias no están aprobados por la FDA, por lo que la Fundación Americana de Lupus nos advierte que debemos ser precavidos y tener cuidado con este tipo de terapias.

Pregunta SIEMPRE AL MÉDICO!!! Ya que algunas cosas te dejará probarlas, pero otras no. A mí, por ejemplo, no me puso pegas para la acupuntura, pero cada vez que le nombro alguna hierba se le ponen los pelos de punta jajaja.

¿Me curará la medicina complementaria?

Por desgracia, no… Pero sí que a lo mejor te ayuda a sobrellevar la enfermedad y a manejar mejor el tema de los dolores, que eso ya es mucho! Y más si, como yo, no puedes tomar antiinflamatorios (AINEs) por temas renales.

Por poner algunos ejemplos, la acupuntura sí que ha mostrado en cierto modo que puede aliviar los dolores; y la meditación, así como las técnicas de relajación, pueden ser útiles a la hora de controlar el estrés. Ese maldito estrés que tan mal nos viene, verdad?

El “problema”: la mayoría de estos tratamientos no han sido sometidos a los estudios y ensayos clínicos que las demás droguillas que tomamos y que están aprobadas por la FDA, así que es complicado saber si serán efectivas en el tratamiento del lupus y, sobre todo, si serán seguras (y aquí me refiero sobre todo al tema de las hierbas).

Y mucho ojito!!! A ver si nos vamos a volver locos con esto de la meditación y acabamos metidos en alguna secta o sitio extraño! Tampoco hay que ir tan lejos, eh? Que yo me enciendo unos palitos de incienso, me pongo música clásica y a volar!!! O si no te metes en la bañera con un par de velas y listo.

Ya veis, así medito yo 😉 . Aunque mi novio me venga con el “Ya estás quemando palitos???” cada vez que me ve con el incienso jajaja :p.

La medicina complementaria y el lupus

¿Sabías que en EEUU se gastan 33 billones de dólares al año en este tipo de terapias? ¿Y que más del 40% de personas con lupus han probado o siguen alguna de estas terapias para tratar los síntomas de su lupus o paliar los efectos secundarios de la medicación?

Si tú quieres probar con algo, coméntalo antes con tu médico, vale? Porque hay muchas cosas que están muy bien com el yoga, el mindfulness (que a mí me mandó la psiquiatra en el hospi) y otras cosas con las que no hay que tomar pastillas ni nada.

¿Qué organismo regula la medicina complementaria?

Sí que hay un organismo al que podemos acudir para informarnos y que, además, se encarga de llevar a cabo la investigación en torno a este tipo de terapias, por lo que eso es una garantía. Aún así, lo que es seguro por parte de este organismo, quizá no sea seguro para tu lupus o para la medicación que estés tomando en ese momento. Pregunta SIEMPRE a tu médico!

Este organismo del que os hablo es el Centro Nacional sobre medicina alternativa y complementaria (NIH) y su nombre en inglés es “National Center for Complementary and Alternative Medicine” (NCCAM).

La NCCAM divide la medicina alternativa y complementaria en 5 categorías, aunque otras asociaciones hacen otras clasificaciones:

  • Tratamientos cuerpo-mente, como el tai-chi, yoga y la meditación, que pueden ser grandes aliados a la hora de manejar el estrés 🙂 .
  • Terapias biológicas: productos herbarios y otros suplementos- Cuidado con esto y preguntad siempre al médico!!
  • Terapias corporales: masaje, acupuntura y quiropráctica.
  • Medicina energética: Reiki, terapia floral (flores de Bach).
  • Sistemas de medicación: Ayurveda o medicina tradicional china. Cuidado con esto y preguntad siempre al médico!!

La medicina complementaria en España.

Os dejo este informe del Ministerio de Sanidad de España, con fecha 08 de enero de 2012 y  que nos dice lo siguiente:

  • No hay estudios científicos de calidad que evidencien su eficacia en el tratamiento de enfermedades, sin embargo, esto no debe ser tomado como signo de ineficacia ya que muchos pacientes refieren cierta mejoría. No obstante, no hay estudios que muestren si esta mejoría se debe a un efecto placebo.
  • En España no hay una normativa específica que regule de forma global las terapias naturales, aunque sí existe regulación más específica en el terreno de los medicamentos homeopáticos y los hechos a base de plantas (OJO, hablamos de medicamentos, ok? No de suplementos!!! Es diferente).

Aquí es necesario recordar la polémica que se montó porque el gobierno tuvo la genial idea de plantearse la posibilidad de sustituir alguna medicación por este tipo de terapias. Surgió entonces el movimiento “no sin evidencia”, que muchos veréis en las redes con la etiqueta #NoSinEvidencia o con este dibujillo:

Captura de pantalla 2015-02-22 a las 13.48.16

 

Yo, personalmente, he aprovechado la publicación de este artículo para unirme a este movimiento, por lo que os invito no sólo a leer el manifiesto de #NoSinEvidencia, sino a echarle un vistazo a la página web que podréis encontrar en las fuentes y en el manifiesto que he publicado junto con este artículo y que se llama “#NoSinEvidencia“.

Advertencias

Las encontramos en la Fundación Americana de Lupus, que nos dice, literalmente:

“La mayoría de las terapias alternativas y complementarias no han pasado los análisis y ensayos clínicos tan rigurosos que la medicina convencional está obligada a pasar, por lo que

es complicado conocer su efectividad en el tratamiento para el lupus.

De hecho, algunos suplementos herbarios pueden ocasionar que los síntomas de un paciente con lupus empeoren o

pueden interactuar de un modo dañino con la medicación prescrita por el médico”.

Por poneros un ejemplo de lo que puede causar algo como el ginseng, que muchos toman y que nos lo han aconsejadoa  muchos (seguro!) para mitigar el cansancio. Mirad lo que dice la John Hopkins sobre él:

“El Ginseng también puede alterar la coagulación normal de la sangre y

no debería ser consumido si tomas anticoagulantes o te vas a someter a una operación”.

 

Es por eso que siempre se nos aconseja lo siguiente:

  • Si decides probar la medicina complementaria, PREGUNTA siempre antes a tu médico!!! Sobre todo si decides tomar algún suplemento herbal o de cualquier otra naturaleza. Ten en cuenta que estos suplementos, o la misma hierba, pueden no ser beneficiosos para tu enfermedad y podrías empeorar.
  • Jamás, nunca, dejes la medicación o tratamiento pautado por tu especialista!!! Si te planteas hacerlo, habla antes con él. Es importante.
  • Asimismo es importante que comuniques a tu médico TODO lo que estés tomando, puesto que hay ciertas sustancias que podrían alterar los resultados de tus análisis o interaccionar con tu medicación y tu médico necesita saberlo para poder evaluar tu estado real y la evolución de tu enfermedad.
  • Mi consejo es que mantengas un diario donde apuntes cuándo comenzaste con la medicina complementaria y lo que has estado haciendo, tomando o practicando. En el artículo “Prepara tu visita al médico” puedes encontrar algunas de las aplicaciones móviles que te pueden ayudar a llevar un buen diario ;).
  • Por encima de todo, SIEMPRE infórmate bien del sitio al que acudes!!! Comprueba bien la formación sanitaria de quien te atiende y te trata, ya que hay mucha gente con mucha cara que se va a aprovechar de gente como nosotros. Te aconsejo que le eches un vistazo a los artículos que dejo en “Artículos relacionados” para que veáis algunas de las cosas que ocurren y las terapias “milagrosas” perjudiciales que nos intentan vender… Cuidado!!!
  • Suma el coste de la terapia complementaria que escojas a tus tratamientos médicos para tener una visión del coste global. Es importante.

Algunos ejemplos de medicina complementaria

1) Homeopatía

La homaopatía yo la definiría como la práctica del mundo al revés. La definición que encuentro en la web es la siguiente: “Método Terapéutico que consiste en dar al enfermo dosis bajas o infinitesimales de la sustancia, que administrada a dosis altas y a sujetos sanos, provoca en ellos síntomas semejantes o parecidos a los del enfermo”.

Digamos, por ejemplo, que las lentejas provocan dolores articulares, vale? Un ejemplo tonto donde los haya, pero bueno, mi neblina lúpica no me da para más, ya lo sabéis :p 😉 . En fin, las lentejas.

Si una persona sana se toma un plato de lentejas, sufrirá dolores articulares; sin embargo, si yo me tomo una sóla, los dolores se van!!!

Ésa es la teoría que nos vende la homeopatía.

Perdonad si mi expresión resulta un poco escéptica, pero es que me cuesta creer en algo así, la verdad…

El primer problema que le veo a este tema es que la medicación que te dará un homeópata está hecha a base de plantas, entre otras cosas… Y ya sabéis que algunas hierbas son malas para el lupus…

No es algo que yo probaría, la verdad… Al menos por ahora. Pero si tú quieres probarlo, te digo lo de siempre: pregunta a tu médico y ve a un buen sitio! Ah! Y yo mostraría a mi médico cualquier cosa que me de el homeópata. No es que piense que me quiere matar o algo así, sino que el experto en lupus es mi médico y no el homeópata.

2) Quiropráctica

La quiropráctica es una práctica en la que se cree que existe una relación entre la columna vertebral y el resto del organismo, por lo que una columna vertebral sana repercute en un correcto funcionamiento del resto del cuerpo.

Cuando acudes a consulta, tendrás una entrevista previa en la que contarás tu caso y mostrarás al quiropráctico tus informes médicos y demás pruebas. Tras analizarlas, él aceptará tu caso o no y si lo acepta trabajará con una parte específica de tu columna según el siguiente esquema:

Captura de pantalla 2013-01-11 a las 08.15.32

Mucho cuidado porque se tata de una profesión en la que hay mucho intrusismo! Vigila que tu quiropráctico tenga un título universitario! Porque a mí, por lo menos, me daría pánico que alguien sin conocimientos me tocara la columna vertebral :/ . Eso es serio!!!

3) Medicina tradicional china

Como su nombre indica, son eso: médicos. Sólo que no emplean las técnicas de diagnóstico ni tratamiento que emplean los nuestros.

Cuando vivía en el Reino Unido me acerqué a uno de estos sitios para ver qué me decían. La consulta era gratuita, así que no perdía nada, no? Me recibió una señora muuuy mayor que daba hasta miedo de lo seria que era y que no hablaba inglés, así que había también un traductor en la sala. Me pidió tan sólo que sacara la lengua y comenzó a decirme una cantidad de cosas que me pasaban y que eran verdad!! Me quedé boquiabierta… Me recetó unas pastillas que vendían en ese mismo sitio, pero que no compré porque valían como si aquello fuera oro. Así que ahí lo dejé. No estoy yo para probar algo y quedarme sin sueldo por ello, vaya, que la vida está muy cara!

4) Tai Chi

Es una de esas terapias cuerpo-mente que tiene por finalidad equilibrar las energías vitales para lograr una mayor salud. Se trata de una modalidad de arte marcial que procede de China que se basa en movimientos muy lentos de flexión y extensión. Y muuucho equilibrio! Podría daros una definición más profesional, pero os doy la made in Nuria, que lo he probado 🙂 .

Y era eso! Movimientos interminables de lentos que eran que me hacían ver las estrellas! Porque si ya te cuesta dar un paso porque la rodilla no te da, pues imagina dar un paso, como los que dabas de puntillas de pequeño, ahí agachadito? pues así, pero muuuy lentamente. Ay! 🙁 Mi rodilla no lo aguanta, en serio! Y me ponía de los nervios hacer las cosas tan despacio jaja. Así que lo dejé. Pero hey! Esto no significa que haya gente a la que le guste y ayude, así que anímate!

5) Acupuntura

Es una práctica china que consiste en clavar agujitas en puntos específicos del cuerpo, pero tranquis, que no a mucha profundidad! Así que no sangras y no duele. Te lo digo yo, que lo he probado (también, jaja). Eso sí, pregunté antes a mi médico y me dio permiso.

Hay estudios que parecen mostrar su eficacia en los dolores de espalda y en la fibromialgia, pero no hay ningún estudio en lo referente al lupus. Sí hay gente que dice haber mejorado, así que prueba si quieres. Pero es muy importante que sea realizada por un profesional y en un lugar MUY HIGIÉNICO. Si la acupuntura se realiza mal puede tener efectos desagradables como mareos, sangrados, daños en los nervios e incluso infecciones (normal, si te clavan una aguja oxidada, por ejemplo!).

Así que infórmate bien sobre sitios buenos y de confianza, ok? Pregunta a tu médico.

Yo la probé, sí, pero no noté mejoría alguna sino todo lo contrario. Se me puso la cara fatal fatal!!! Así que lo dejé. La verdad que no sé hasta qué punto la culpa fue de la acupuntura, pero el caso es que pasó así. Sin embargo, no tengo nada en contra de esta práctica y no me importaría volver a probar si tuviera dinero.

Lo único malo que le vi fue eso: es costoso porque tienes que someterte a muchas sesiones para que veas el efecto. Pero se estaba tan relajadito en la sala, tumbada en la camilla, con la música! Siiii llena de agujas por todos lados, pero la mar de relajada! 😉 😀

6) Ayurveda

Es un tipo de medicina que procede de la India y que pretende equilibrar el cuerpo, la mente y el espíritu a través de una serie de “medicamentos” y técnicas que limpian el cuerpo de las sustancias que causan el mal.

Si decides probarlo, pregunta antes al médico y muéstrale siempre cualquier cosa que te pauten ANTES DE TOMARLO, ya que algunos de los productos empleados en la ayurveda pueden tener efectos secundarios o interacciones con tu medicación.

Por último, asegúrate de acudir a un sitio de garantía, ya que algunos de los productos usados en esta modalidad de medicina complementaria pueden ser dañinos si los emplea alguien sin los suficientes conocimientos.

En un artículo de la John Hopkins nos advierten lo siguiente:

En el 2008, un estudio financiado por la NCCIH (El Centro Nacional para la Salud Integrativa y Complementaria)  examinó el contenido de 193 productos de ayurveda comprados por internet y manufacturados en EEUU o India. Los investigadores hallaron que el 21% de los productos contenían niveles de plomo, mercurio y/o arsénico en cantidades que excedían los estándares aceptables para la toma diaria.

7) Suplementos herbarios 

CUIDADO!!! Si piensas tomar algún suplemento de hierbas, consulta antes a tu médico!!!! La Fundación de Lupus Americana advierte que

  • algunas hierbas pueden empeorar los síntomas del lupus. Acuérdate de cuando hablamos de la dieta y el lupus, que dijimos “prohibida la equinácea y el germen de alfalfa”!,
  • los suplementos vitamínicos o de herbolario también pueden interactuar con los medicamentos que tu médico te prescriba. Esto haría que tu medicación no hiciera efecto y cataplof! 🙁
  • si estás embarazada o planeas estarlo, cuidado, ya que muchas hierbas, infusiones, etc. son abortivas o dañinas para el feto,
  • ten cuidado también durante la lactancia y pregunta al médico. Ante la duda, no lo tomes.

8) Naturopatía

Como su propio nombre indica, es la sanación a través de lo natural. Como utiliza productos de la naturaleza, hierbas y demás, te remito a lo que te advertí sobre la ayurveda y la medicina herbal.

9) Terapia de masaje

¿A quién no le relaja un buen masaje? 🙂 Yo me los hago en las piernas todas las mañanas que puedo para ayudar a la circulación de la sangre (mi modo desesperado de quitarme esas venitas dichosas…).

De nuevo, consúltalo con tu médico y que te lo haga un profesional, vale? Y si te hacen algo que te haga sentir incómodo/a, tú dilo y no te dejes! Que se supone que vas a relajarte, no a estar en tensión!!!!

10) Meditación

Por lo visto ayuda no sólo a acabar con el estrés, sino también con el insomnio y los dolores. Un chollo, vaya 🙂 .

Siéntate en el suelo, en una silla, en el sofá… O túmbate donde sea, cierra los ojos y aíslate de todo lo que te rodea. Vacía tu mente y respira profundamente (las técnicas de respiración son importantes aquí! De hecho, mi psiquiatra me dijo que íbamos a trabajar en eso).

Bueno, como yo no puedo hacer nada de eso porque en cuanto me tumbo en el suelo ya se me pone la gata encima o me empieza a peinar con las zarpitas, no tengo más remedio que hacer lo que ya os dije: música clásica, quemar incienso, y sentir el ronroneo de mi gata! Cada uno a su manera 😉 .

Puedes hacerlo tú solo o que te guíe un profesional. Si te decides por lo segundo, cuidado. Mira bien dónde te metes, que hay mucho tarao y mucho caradura suelto por el mundo.

11) Flores de Bach

Consiste en una terapia basada en las plantas y flores, de forma que éstas ayudan a restaurar el equilibrio que pierde el cuerpo y la mente y que es lo que produce la enfermedad y demás (ésa es la teoría que venden. Ya sabéis que yo soy un poco escéptica).

Como ya dije con los remedios herbarios, pregunta a tu médico antes de tomar cualquier cosa si te decides a probar esta terapia!!! Vaya, yo preguntaría a mi médico antes de hacerlo…

¿Qué opino yo de todo esto?

Que puede estar muy bien para personas sanas sin patologías crónicas, pero en el caso de una enfermedad autoinmune… El tema es diferente! Y que yo, como paciente, me siento más segura con productos cuya efectividad y seguridad ha sido probada. ¿Que pueden tener efectos secundarios? Sí, pero al menos me lo pueden advertir antes de tomarlos y podemos ver en las analíticas o pruebas si los efectos secundarios aparecen o no…

En conclusión: #NoSinEvidencia.

Banner NoSinEvidencia

 

Artículos relacionados:

Cuidado con lo que vemos en internet. NO a los productos milagro.

– Las locuras de la desesperación. Cuidado!!! 

Los ensayos clínicos.

– Los anticoagulantes: Cómo afecta el lupus a la sangre.

Prepara tu visita al médico.

Algunas terapias con las que debemos tener cuidado…

– Terapia de luz UVA-1  (que está en ensayo cínico)

– El factor de transferencia.

MMS.

La apiterapia (puede ser beneficiosa para personas sanas, pero no en pacientes de lupus).

 

Fuentes:

– Medline plus:

– Clínica Mayo- Medicina alternativa y complementaria (Inglés).

– Fundación Americana de Lupus (LFA)- Medicina alternativa y complementaria (Inglés).

– Johns Hopkins Medicine- Medicina Alternativa (Inglés).

– National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM) (Inglés):

Asociación Española de Quiropráctica.

– Lupus.org- Artículo: “La medicina alternativa y complementaria puede aliviar los síntomas” (Inglés).

– Organización de consumidores y usuarios (OCU)- Flores de Bach.

– Ministerio de Sanidad (España): Informe de las terapias alternativas (Enero de 2012) analisisSituacionTNatu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

13 pensamientos sobre “Medicina alternativa y complementaria


  1. Maria de Montserrat Claro dice:

    Cuando inicié con el lupus (todavía no tenia el diagnóstico) fui con un amigo que es homeopata, ha estudiado mucho, pero cuando fuí a consulta yo ya estaba muy mal y la verdad me puse peor. Se que él se sintió mal porque no me pudo ayudar, pero ahí supe que la homeopatía no es para el lupus ni muchos remedios elaborados de hierbas. Mi reumatologa me dijo que me si me podía aplicar cremas, geles naturistas pero solo en la piel. también uso talcos y jabones con caléndula ya que se agrieta mucho mi piel y me quita un poquito lo rojito de la piel


    • Nuria dice:

      María Montserrat,

      Yo no estoy en contra de de la homeopatía, la verdad… Pero creo que los pacientes no tienen suficiente información sobre lo que es realmente y de eso sí que me quejo. Además, siempre digo que para pacientes sanos, sin ninguna enfermedad crónica, puede tener un pase… pero no para los que, como nosotras, tenemos una enfermedad compleja como el lupus.

      Si, por ejemplo, mi marido quiere probar homeopatía para curarse un resfriado, no voy a poner nada en contra. Que lo haga. Pero si alguien me lo intenta dar a mí, yo digo que no, gracias 😉


  2. Gio dice:

    Amiga soy lupi (LES) estoy un poco desesperada ya el plaquinol no se consigue en Venezuela, tengo miedo de que mis reservas se acaben y mi calidad de vida desmejore mucho, por eso quiero algo alternativo paleativo, el yoga ayuda, pero no se que mas hacer, los medicos solo dicen ve como haces para conseguir plaquinol 🙁


    • Nuria dice:

      Hola Gio… siento la tardanza, pero me ha sido imposible responder durante un tiempo 🙁 . El yoga y demás terapias complementarias no pueden sustituir la medicación, Gio, lo siento…

      En cuanto al desabastecimiento, la única opción que veo es acudir a tu médico u hospital y buscar a tu asociación para preguntar si tienen medicinas de otros pacientes que las hayan donado…

      Siento no poder ser de más ayuda y espero que esta situación mejore y tengas de nuevo tu medicación. Un abrazo enorme


  3. Agus dice:

    Hola! Muy interesante y completo tu artículo. Te felicito por tu blog y por la buena onda que le pones! Tengo Lupus desde muy pequeña y me siento muy identificada con todos tus comentarios y bromas. ¿Sabes algo sobre el uso de la XXXXX en paciente con Lupus? He buscado por toda la web en mi país (Argentina) y no hay mucha información al respecto. Es una terapia complementaria aparentemente. Gracias!


    • Nuria dice:

      Hola Agus,
      En primer lugar, tengo que decirte que he quitado el nombre de la terapia porque no quiero dar publicidad.

      He buscado esta terapia y, en efecto, parece que pertenece al grupo de “las alternativas”. Ante esto mis consejos son básicamente los de siempre:

      – Nunca dejes tu medicación por este tipo de terapias sin hablarlo con tu médico.
      – Háblale de esta terapia y que él mire en qué consiste para que pueda decirte si en tu caso podrías probarla sin riesgo.

      Si te soy sincera, la primera web que sale en el buscador no me despierta mucha confianza. Se trata de una web que ya conocía y a la que le gusta publicar “fantasmadas” que no sirven para lo que afirman.

      Un abrazo y cuidado con estas cosas, Agus! No tienen evidencia científica


  4. Seguros para trabajadores de una empresa dice:

    Un post completísimo. La medicina alternativa, como todo, tiene sus pros y sus contras. Por eso si estamos bien informados podremos aprovecharla sin correr posibles riesgos o sufrir efectos secundarios. Un saludo.


  5. Tiara dice:

    Hola Mayra, Siento mucho que este9 pasando por un monemto tan triste. Sin embargo, usted tiene su libre albedredo y puede elegir que9 camino seguir de aqued en adelante. Si elige la Luz, sere1 necesario que no alimente die1logos internos, pensamientos y palabras de derrota, ya que esto solamente perpetuare1 su dolor y la hundire1n en un agujero desesperado como en el que se encuentra. Para salir de alled, primero debe elegir salir de alled. La mejor forma de hacer esto es parar de victimizarse y actuar como la abandonada y la traicionada, aunque ased lo sienta ahora. No saque conclusiones ni se este9 lamentando. Leve1ntese, ordene la Luz en su vida, y dededquese a alimentar su alegreda y su bienestar a pesar de todo. Puede usar frases como estas:”A pesar de que me siento desesperada, yo elijo, aqued y ahora, empezar a vivir en la alegreda y en la Luz.””A pesar de que me siento traicionada en el amor, yo elijo, aqued y ahora, aprender que9 es el verdadero amor a trave9s de mi Creador.”Tiene la opcif3n de quedarse trabada en esta historia o decidir crear una nueva en donde usted es ganadora, es amada y es bendecida. Usted elige. En amor y gratitud, Yvonne


  6. FG dice:

    Toda la gente con enfermedades autoinmunes es igual, buscan la pastilla mágica que los “cure” de su estado actual de salud, y ahí terminan cayendo en la medicina “real” o en los verdaderos “médicos” que sólo les brinda meros paliativos a los dolores pero que no ataca al problema de raíz (y es que no tienen ni idea del funcionamiento de la enfermedad, nunca les preguntaron?). Yo les puedo asegurar a todos que la cura muchas veces la tienen en la punta de la nariz pero no la buscan, prefieren la pildora mágica y preguntarse ¿por qué a mi?, y lo digo por experiencia propia.
    Es una lástima que vivamos en un mundo domesticado por las entidades de salud y alimentación que nos empujan a padecer enfermedades y lo peor es que cuando las padecemos y aunque nos digan que no tienen cura, seguimos recurriendo a ellos.


    • Nuria dice:

      Es un tema complicado, FG… Y, como siempre digo, cada uno somos libres de hacer lo que mejor nos parezca (al fin y al cabo, es nuestra salud, no?). Lo que sí digo es que para tomar una decisión es importante tener buena información y por eso hago mucho hincapié en preguntar a los especialistas.


  7. DomandoAlLobo dice:

    Como dices hay que preguntar siempre al médico porque el hematólogo me advirtió que nada de acupuntura. Y al fisio le pareció exagerado que quisiera preguntarle antes de hacerlo, si podía hacerme la punción seca (pinchar el músculo) y me dijo que NO. Es que somos un poquito especiales.
    Mi opinión (y es sólo mi opinión) que muchas de estas cosas pueden ser eficaces para problemas leves en personas sanas pero a nosotros se nos queda corto (por poner un ejemplo, una tila te puede calmar en un momento puntual pero poco harán para las crisis de ansiedad pero es una mejor alternativa que tomarse un café. Pues eso trasladado a las autoinmunes).


    • Nuria dice:

      Claro! Es que hasta lo más tonto puede no ser recomendable en algún caso concreto… Y nosotros no somos nadie para decidir ese tipo de cosas porque, por mucho que leamos y nos informemos, nunca sabremos tanto como un especialista.

      Estoy totalmente de acuerdo contigo: la homeopatía y medicina natural y complementaria en personas sanas, sí. En pacientes con patologías crónicas, NO. Y siempre siempre preguntar al médico!