Cómo dejar los ansiolíticos y dormir bien

Siempre fui reacia a tomar ansiolíticos y antidepresivos. Es un tipo de medicación que siempre pensé que era evitable y que, al provocar esa dependencia (sobre todo los ansiolíticos) era mejor ni tocar.

La vida, sin embargo, me enseñó que a veces son necesarios y acabé tomándolos por depresión y ansiedad. La depresión me vino por el lupus y la ansiedad, supongo, por la depresión.

Aunque siempre he sido una persona fuerte e independiente, esto no me ha “salvado” de la depresión, así que no te sientas mal si tú también la tienes. Somos muchos los que recorremos tu mismo camino y te aseguro que no es porque seamos débiles o “no lo hayamos intentado lo suficiente”. Muchas veces la depresión asalta a los más fuertes.

Ahora, que he conseguido dejar de tomar ansiolíticos, te explico cómo lo he logrado, ya que es un proceso duro en el que un poco de compañía y ayuda seguro que no te vienen mal 🙂 .

Tomo ansiolíticos desde hace 5 años

Me los recetó el psiquiatra allá por 2012, que fue cuando empecé a ser tratada de mi depresión y ansiedad. Además, las pastillas me ayudaban a dormir, ya que llegó un punto en el que el cansancio y el dolor me tenían noches sin dormir y eso desembocaba en más cansancio durante el día. Eso, día tras día, hacía empeorar mi lupus… así que hablé con mi médico y con mi psiquiatra y decidimos cortar el círculo vicioso.

He de decir que me ayudaron bastante y que noté el cambio a mejor 🙂 . Las drogas no siempre son malas, ya ves… Si hubiera seguido encabezonada en “ansiolíticos NO” quizá mi lupus hubiera ido a peor en vez de a mejor.

Por supuesto, no digo que todo lo que he mejorado es gracias a los ansiolíticos. Por supuesto que no! Es gracias a la medicación que también tú tomas: corticoides, antimaláricos, inmunosupresores… y a los autocuidados: protección solar, ejercicio (cuando podía) y buena actitud (que ya sabes que no cura, pero nos mantiene cuerdos y en pie en aquellos días en que queremos tirar la toalla).

También, no puedo no decirlo, he mejorado porque me han dado el tratamiento que mi médico pensó que era mejor para mí. El hospital tuvo la desfachatez de denegármelo durante años por su alto precio y porque mi lupus no era “tan malo” y podía vivir bien tal y como estaba. Ya… ya me hubiera gustado verlos a ellos en mi lugar (es que me cabreo!!!).

Pues resulta, señores, que mi médico tenía razón! Y ese tratamiento hace posible que ahora pueda aportar al sistema y volver a ser una persona útil, trabajar y tener una vida que ustedes me denegaron durante años.

Tratamiento para todos, independientemente de su coste!!! Porque no se trata de un gasto, sino de una inversión!!! ¿O es que no se dan cuenta de lo que se han ahorrado en medicación, ingresos, consultas y pruebas con mi mejoría?

En fin. Sigamos con el tema de los ansiolíticos, que es el que nos ocupa.

¿Por qué tomar ansiolíticos?

Por buenas razones y siempre bajo supervisión médica. La semana pasada escuché en la radio que los jóvenes cada vez los toman antes y por motivos estúpidos y eso es una barbaridad.

Yo podría darle a Jorge un ansiolítico cuando tiene una semana de mucho estrés en el trabajo, pero eso no está bien!!! Eso no es un problema que requiera de medicación. Le doy una infusión (que siempre me rechaza) y santas pascuas. Que, además, los ansiolíticos tienen sus efectos adversos.

La medicación es medicación y es algo serio. Los jóvenes tienen que aprender a afrontar el estrés y la preocupación de los exámenes como yo lo hice: echando horas, no estudiando a última hora y siendo consecuentes con sus actos. Si no aprendemos a afrontar estos temas a esas edades… mal vamos.

Tampoco empecé a tomar ansiolíticos a las dos noches sin dormir… fueron muchas y lo pasé muy mal 🙁 . Y cuando vi que estaba afectando a mi salud más de lo debido fue cuando hablé con mi médico.

No pude intentar hacer otras cosas para dormir porque eran el dolor y el cansancio los que no me permitían conciliar el sueño. Sí, es irónico, verdad? A muchos pacientes el cansancio no les deja dormir. Parece mentira, pero es una verdad como un templo. Y es desesperante (y no lo entendemos ni nosotros, así que para ti, si no lo sufres, es imposible).

¿Recomiendo tomar ansiolíticos?

Si los necesitas, por supuesto. Recomiendo toda medicación siempre que sea necesaria y sea pautada por un médico. Además, en algunos casos de lupus se usan como medicación habitual. Por desgracia, somos muchos los que acabamos con depresión a causa de la medicación o de la carga que supone vivir con una enfermedad como el lupus. Así que, si te ha tocado como a mí, tranquilo. A veces los necesitamos para estar mejor y tomarlos puede repercutir en una mejoría o en un freno al empeoramiento.

A mí los ansiolíticos me han ayudado mucho 🙂 . El problema surgió cuando llegó el momento de quitármelos… Ay, cómo he sufrido!!!

¿Cómo quitarse los ansiolíticos?

Dejar los ansiolíticos no es fácil. Naaada fácil. Y para hacerlo vas a necesitar lo siguiente:

  • Ayuda médica.
  • Mucha fuerza de voluntad.
  • Unas cuantas noches de insomnio.
  • Higiene del sueño.
  • Ayudas extra.

Para muchos pacientes dejar los ansiolíticos no es posible. No porque no quieran, sino porque no pueden ni deben por prescripción médica. No es que sean más débiles que otros que sí los hemos podido dejar, sino que sus problemas son diferentes y deben ser abordados de otra manera.

Vivir con problemas de ansiedad, ataques de pánico y otros no es ni agradable ni fácil, así que no juzguemos a la ligera.

  1. Ayuda médica
    Si fue un médico el que te ayudó cuando tuviste el problema, debe ser él también el que te guíe en la difícil tarea de dejar los ansiolíticos. Además, debes tener en cuenta que podría aparecer el síndrome de abstinencia, por lo que un médico nos ayudará a evitar este desagradable encuentro.Mi psiquiatra me ha ayudado bastante 🙂 . Me dio una pauta para reducirlos poco a poco y, sobre todo, me aclaraba algunas dudas que me surgían en el proceso. Sobre todo, preocupaciones que nos asaltan y que son normales, u otros síntomas y sensaciones que pueden ser signo de algo que sólo tu médico podrá ayudarte a solucionar.
  2. Fuerza de voluntad
    Mucha. Ve haciéndote a la idea.
    La situación que se te plantea cada noche es la siguiente: haces todas tus cosas, te lavas los dientes y te acuestas.Y te empieza una comezón y un hormigueo interior porque sabes que no vas a dormir… Y que tienes el lorazepam ahí al lado… y te llama!!!
    Y es muuuuuuy complicado no tomártelo 🙁 . Y lidiar con esa ansiedad que te da nada más de pensar que no vas a dormir también es complicado. Y respiras… y respiras profundo para tranquilizarte… Y escuchas la radio para no escuchar al lorazepam que te llama…
    Uff. Muy muy duro. Y te entra una mala leche guapa guapa por los nervios que te dan. Que se lo digan al pobre Jorge, jeje :p .¿Y qué hago para vencer la tentación? Esconder las pastillas no es solución porque siempre sé dónde están. Eso de esconder las cosas siempre me pareció una chorrada.Tirar las pastillas es muy muy mala solución porque si sé que tengo las pastillas, tengo la tranquilidad de que, en caso de “urgencia”, puedo recurrir a ellas. Si no las tuviera me agobiaría aún más! Y ya, si me las tira o me las esconde Jorge… buff, no hay lugar en el mundo en el que pueda esconderse de mi ira. En serio. No escondáis ni tiréis nunca las pastillas del paciente. Muy mala idea y el peor modo en que vas a ayudar.

    A mí lo que más me ha ayudado es que me dejen tranquila. Que no intenten tranquilizarme ni me den consejos que no pido. Me pone mucho más nerviosa porque no tienen ni idea de lo que estoy pasando y se nota por los consejos. Y encima, como si tuviera poco con lidiar con mis nervios y mi ansiedad, tengo que dar explicaciones sobre por qué esto o aquello no ayuda, lo cual me hace aún más consciente si cabe de lo nerviosa que estoy.

    Jorge sabe que si yo necesito algo, lo pediré. Y así nos ha ido bien 🙂 .

    Obviamente, ni él ni yo sabíamos cómo ayudarme, pero el tiempo (y unos cuantos cabreos) nos enseñaron 🙂 . Como siempre, hablar cuando la cosa esté calmada es indispensable.

  3. Unas cuantas noches de insomnio
    Es lo que os dije antes. Si empiezas a tomar ansiolíticos sólo porque no puedes dormir, es muy probable que acabes teniendo que enfrentarte al problema tarde o temprano. Por mi experiencia, diría que es casi imposible dejar los ansiolíticos sin sufrir unas cuantas noches de insomnio. Por eso, antes de tomarlos por este problema, piénsatelo dos veces e intenta antes algunas de las prácticas de los apartados 4 y 5.Al principio las noches de insomnio eran bastante seguidas. No era un problema gordo porque al día siguiente podía dormir un poco más, ya que no trabajo. Pero si trabajas… te será más complicado.Si, como yo, puedes dormir un poco más, hazlo, pero no te pases. Dormir mucho no te ayudará a coger el sueño la noche siguiente, así que alcanza un equilibrio.

    Ah, para los que, tras una noche horrible de insomnio, digan para animarte “venga, que así ya verás cómo esta noche duermes como un tronco!”… NO. No tengo por qué dormir como un tronco y, aunque así sea, las noches de insomnio joden mucho. No intentes hacerme ver un lado positivo que no tienen. Dime “vaya, lo siento 🙁 “, dame algún mimo y eso está genial. El comentario positivo te lo guardas 😉 .Solución a las noches de insomnio:

     

    Tema complicado.

    Puedes leer, que es una buena opción porque te centras en la lectura y olvidas la ansiedad. Es un modo alternativo al mindfulness que os explicaré más adelante.

    Sin embargo, a veces la ansiedad y los nervios son tan malos que ni leyendo. Es que no te enteras de lo que lees.

    En esos casos, me suele ayudar la radio porque la escucho y no oigo al lorazepam que me llama y así “me olvido”. No siempre funciona, claro, pero al menos no paso las noches de insomnio mirando al techo y me entretengo escuchando algo.

    Irme al sofá o a otro cuarto a dormir es algo que me ayuda una barbaridad. Parece una tontería, pero es como si tu dormitorio, de tanto nervio y mala leche, se contaminara. Así que cambiar a un ambiente distinto y “limpio de mal karma” ayuda. De verdad que es mano de santo 🙂 .

     

  4. Higiene del sueño
    Sin esto, hazte a la idea, no podrás dejar los ansiolíticos. Y, junto con la radio, la lectura y las ayudas extra del apartado 5 quizá puedas conciliar el sueño sin tener que recurrir a pastillas 🙂 . Te aseguro que merece la pena intentarlo.La higiene del sueño consiste en una serie de sencillas pautas que, aunque parezca mentira, son efectivas para ayudarte a conciliar el sueño.- Fuera móviles y ordenador a las 20h como muy tarde.Esto lo llevo a rajatabla y la verdad es que no apago el móvil antes porque me gusta esperar a que Jorge llegue a cas por si pasa algo, ya que no tenemos teléfono fijo. Y soy tan sumamente tiquismiquis que también obligo a Jorge (lo sé, soy terrible! Pero lo he pasado muy mal con el insomnio).

    Os aconsejo que lo probéis y que le deis un tiempo porque funciona.
     – Nada de estimulantes por la tarde.

    Es algo que siempre he escuchado. Por estimulantes entendemos cafeína, teína, tabaco, alcohol, las drogas y algunos fármacos estimulantes. Si tomas alguno y ves que sigues sin conciliar el sueño, habla con tu médico.

    Éste fue mi caso: a pesar de intentar todo esto y más, no lograba dormir, así que hablé con mi psiquiatra y me dijo que me tomara el antidepresivo por las noches en lugar de por las mañanas. Funcionó 🙂 . Por esto, entre otras cosas, es bueno contar con ayuda médica.

    Evita el ejercicio físico 3 horas antes de irte a la cama, pero haz ejercicio.

    Yo, por ejemplo, lo más tarde que voy al gimnasio es a las 18’30. Puedes ir probando, a ver dónde está tu hora límite, ya que también depende de la hora a la que te acuestes.

    Pero haz deporte, vale? Aunque sea caminar 30 minutos al día. Eso te va a ayudar con la depresión, la ansiedad y también a dormir.

    Evita las cenas abundantes.

    Una cena ligera te aseguro que ayuda. Los días que nosotros cenamos fuera, que no me controlo nada y soy terrible, no duermo 🙁 . Me lo merezco por gordita :p .

    Ten una rutina diaria antes de dormir y el mismo horario.

    Esto me ayuda una barbaridad 🙂 . Cada noche hago el mismo ritual: cena, drogas (de las sanas :p ), infusión, ver la tele tranquilita, me lavo los dientes, me echo mis cremas, hago mis cosas y a la cama a leer. Con el tiempo, la mente se hace a la idea de que eso significa que hay que dormir… y se va preparando en cuanto me tomo mi infusión 🙂 .

    También procuro acostarme y levantarme cada día a las mismas horas 🙂 .

    Ah! Y una ducha calentita te ayudará a relajarte 🙂 .

  5. Otras ayudas extra
    En este periplo me he ido ayudando de algunas cosillas que espero te sirvan a ti también:- Respira. Aunque resulte obvio y tonto, muchas veces no lo hacemos bien y dejamos que la respiración siga el ritmo de nuestra ansiedad y nervios. Malo. Muy malo.

    En su lugar, concéntrate y respira profundo. Inspira y piensa que estás haciendo más hueco (la ansiedad como que nos crea sensación de estar atrapados en un espacio muy pequeño) y al espirar visualiza que con el aire expulsas toda la ansiedad.

    Repítelo las veces que sea necesario y verás que sientes al menos un pequeño alivio que te permitirá aclarar tus ideas para poner en práctica algo que te ayude.
    Infusiones, hierbas y melatonina.

    Se trata de ayudas naturales que te calmarán un poco sin necesidad de recurrir a los fármacos. No ayudarán en todos los casos, pero merece la pena intentarlo 😉 .

    Como ejemplos tenemos la pasiflora (no la tomes si estás embarazada) y la valeriana, que puedes encontrar en los herbolarios en pastillas o gotas (yo prefiero gotas, aunque saben a rayos y la valeriana huele a trueno). Y la valeriana también la encuentras en infusión 🙂 .

    Para quitarme los ansiolíticos yo me hago una infusión de manzanilla y me tomo mis gotas de valeriana. Otras veces me hago la infusión de valeriana y ya está, pero hay muchas opciones y en los supermercados encontrarás infusiones relajantes que seguro te ayudan. Prueba ésas primero y, si no sirven, acude a la pasiflora o valeriana, que son más caras.

    Otra opción es la melatonina. Se trata de la sustancia que nuestro organismo segrega cuando llega la hora de dormir, así que también es algo natural que merece la pena probar. La venden en las farmacias 🙂 .

    Aunque en muchas partes leerás que no es buena para pacientes de lupus, ni caso. Yo he preguntado a mi médico y dice que no hay problema, pero, como siempre, pregunta tú a tu médico antes de tomar nada. Siempre lo digo!

    No te obsesiones

    No siempre tienes por qué tener sueño y dormir a la misma hora… A veces, simplemente, no ocurre.

    Si un día llega tu hora acostumbrada de dormir y no hay sueño, pues te quedas viendo la tele un rato más y ya está. No pasa nada.

    ¿Que otro día no puedes dormir porque sólo piensas en algo que tienes que hacer? Pues levántate, hazlo y ya verás cómo duermes como un bendito.  A mí me ha pasado muchas veces… No hacía más que darle vueltas a la cabeza a un artículo que quería escribir al día siguiente y no me dejaba dormir. Pues nada. Higiene del sueño a la porra por un día y me quito la preocupación de encima 🙂 .

    Es cierto que hay que seguir unas pautas, pero no pasa nada si nos las saltamos de vez en cuando y por un buen motivo.

    Mindfulness

    El mindfulness es una de estas cosas que están de moda desde hace poco, pero que en realidad hemos hecho toda la vida sin darnos cuenta: consiste, básicamente, en hacer algo que nos ayude a “olvidar” el problema que tengamos.

    Aunque en la mayoría de páginas encontrarás que se basa en técnicas de respiración, puedes hacerlo con cualquier cosa. Desde jugar con tu perro hasta hacer una manta con patchwork o practicar tu hobby.

    Al concentrarnos en lo que estamos haciendo en ese mismo momento, “nos olvidamos” de otras cosas que nos preocupan o nos molestan.

    Yo, como os he dicho, lo he usado mucho y no sabía lo que era hasta que mi primera psiquiatra me mandó a hacer unas cuantas sesiones en el hospital, con una enfermera.

    Aunque parezca mentira, cuando vivía con dolor y cansancio, estar con el blog o hacer algo que pudiera hacer me ayudaba a “olvidar” el dolor y el cansancio. Y ojo! Que lo pongo entre comillas porque el dolor es imposible olvidarlo… siempre está ahí y es real… y duele! Pero es como si se hiciera más llevadero. Es difícil de explicar.

    No siempre podemos encontrar algo con lo que “olvidar” el dolor porque hay muchas veces en que el dolor no nos deja hacer nada. NA-DA. Y, qué queréis que os diga… es imposible “olvidar” algo tan doloroso y limitante. Da igual lo positivo que seas y la buena actitud que tengas. Querer no es siempre poder y el ánimo, aunque ayuda, no cura.

    Por las noches, una buena sesión de mindfulness propiamente dicha, basada en la respiración, nos puede ayudar a relajarnos y conciliar mejor el sueño. Merece la pena probarlo y por eso os dejo en las fuentes algunos enlaces con vídeos que puedes seguir.

    Si necesitas algunas ideas para buscar un hobby o un entretenimiento, aquí os comenté las cosas que he probado. Espero que te sirvan de inspiración!

     

Un último consejo: cuando tu psiquiatra te dé las pautas de reducción de dosis, seguramente te pondrás una alarma en el móvil o apuntarás en tu agenda los días y las dosis. Mi consejo es que escondas esta alerta y te cuento por qué:

Tras un arduo trabajo, llegó el momento en que estaba en dosis con días alternos. La psiquiatra me dijo que fuera intentado alargar los periodos que estaba sin ansiolíticos para así dejarlos del todo siempre que pudiera. Sin embargo, el ver la alarma en el móvil me hacía más consciente de mi “necesidad” por el lorazepam y eso me hacía muy difícil no tomármelo 🙁 .

Este problema acabó cuando creé un calendario en el móvil sólo para el lorazepam y lo oculté 🙂 . Si no lo veo, el cuerpo (o la mente) me lo pide menos. Y ha funcionado 😀 .

¿Cómo se hace todo esto si tengo depresión?

Lo primero, y más importante, es superar la depresión. Mientras tanto, no te preocupes por dejar los ansiolíticos y tampoco pienses en el momento en que tengas que dejarlos. Tenemos que abordar las cosas una a una porque si no nos volvemos locos y la depresión empeora.

Primero céntrate en lo más importante ahora: tu depresión y salir del hoyo. Cuando hayas alcanzado esa meta, ya nos plantearemos la siguiente. Paso a paso y a tu ritmo, vale? Es mejor ir muy despacio e ir seguros.

Te aseguro que, si has superado la depresión, te sentirás con más fuerza y más motivación y eso te ayudará a dejar los ansiolíticos. Si lo piensas ahora, es normal que lo veas imposible y que te agobies un montón.

¿Cómo me ha ido a mí?

Pues… muy bien!! 😀 😀 😀 Y me enorgullece decir que llevo ya un mes y 16 días sin ansiolíticos y ya empiezo a cantar victoria 😀 😀 😀 . Ay, qué bien sienta decirlo!!! 🙂 Y eso que esta noche no he dormido naaaaaada.

Mentiría, no obstante, si dijera que ha sido fácil. Nooooooo buff. Ha sido la mar de complicado y lo he pasado fatal. Sobre todo por las noches. Mi lorazepam aún me llama de vez en cuando, pero cada vez lo oigo más lejano y débil 🙂 .

He perdido la cuenta de las noches sin dormir y las que he dormido en el sofá… pero ha merecido la pena 🙂 .

Aún no duermo bien tooodas las noches, pero sí que voy notando la diferencia. Y tengo noches de insomnio, pero ¿quién no las tiene?

Así que ánimo!! Que sé que es muy complicado, pero estoy segura de que tú también lo vas a conseguir 😉 .

Espero que estos consejillos que a mí me han ayudado tanto te ayuden a ti también 🙂 . Y, por supuesto, que mi experiencia ayude a tu entorno a comprender lo difícil que es hacer lo que estás haciendo y puedan aprender cómo ayudarte mejor.

No medicalices tu vida

Mi consejo es que antes de acudir a este tipo de medicación intentes algunas de las cosas que te he contado en el apartado de higiene del sueño y ayudas extra. No funcionarán de un día para otro y requieren de tiempo y paciencia, pero te aseguro que merece la pena intentarlo. Sin la práctica de esas cosas yo no hubiera podido dejar los ansiolíticos.

Es cierto que los ansiolíticos es la solución que parece más sencilla y rápida, pero te aseguro que luego trae sus consecuencias y, tarde o temprano, acabas teniendo que enfrentarte a la ansiedad, el estrés y el insomnio si quieres dejar de tomarlos. Y tendrás que hacerlo porque no podemos estar toda la vida enganchados a los ansiolíticos, no?

Queremos más psicólogos en los centros de salud

Si los hubiera, el pastillazo no sería la opción más común… Nos derivarían al psicólogo y nos ayudaría con una terapia más amable y que, a largo plazo, nos reportaría más beneficios porque no sólo nos ayudaría a aprender a afrontar los problemas de hoy, sino también los de mañana.

Hay problemas que requieren de ansiolíticos, pero otros muchos en los que una terapia psicológica o unas cuantas sesiones de mindfulness nos enseñan a afrontar los problemas.

No es aceptable que tengamos que esperar meses para ver a un psiquiatra cuando lo necesitamos… No es aceptable que no haya psicólogos en los centros de salud.

Fuentes:

Artículos relacionados:

También te puede interesar...

Estas señales… no indican que es un mal médi... Hace nada vimos las señales para distinguir a un buen médico, verdad? Hoy vamos a ver otro tipo de "señales" por las que a veces nos dejamos llevar, t...
Señales de que es un buen médico En esta nueva etapa de mi vida me está tocando hacer muchas cosas que ya hice en su día, cuando iba en busca del diagnóstico o me acababan de diagnost...
Quiero morir Si has llegado a este artículo porque quieres morir, quiero que sepas que yo también lo he querido y sé cómo te sientes. Sé lo que es tener pensamient...
¿Qué hacer si no puedo viajar por mi enfermedad? Como muchos sabéis, Jorge y yo hemos estado de luna de miel (jaja, sí! Después de un año y medio de casados, nos hemos ido por fin :p ). Y es la prime...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

12 pensamientos sobre “Cómo dejar los ansiolíticos y dormir bien


  1. catalina says:

    Hola Nuria
    Tu siempre estas pendiente de los temas importantes en nuestras vidas tus experiencias nos ayudan mucho por que siempre aprendemos algo. nuevo.

    Cada paciente es diferente el uno del otro en su sintomatología y problemas de salud , en su capacidad para aceptar la enfermedad , problemas familiares y escasez de recursos por que esta enfermedad es costosa ya que los hospitales carecen de recursos .y uno tiene que asumir los costos.

    Tuve ayuda de un medico psiquiatra pero lo tuve que dejar por que las medicinas me hacian dormir mucho y decidi tomar hierbas como la manzanilla que tiene accion sedante y podia dormir bien y mantenerme serena tranquila en el dia.

    No se como me mantengo hasta ahora , no me gusta pensar el que vendra despues pero si me preocupa. solo pido mantenerme estable hasta donde se pueda .

    Pienso que hay otros lúpicos que tienen mas o menos problemas que yo pero un día un ´medico me dijo en esta enfermedad hay dias que se enciende y otros se apaga.
    , me gustó una parte de tu publicacion referente a la buena actitud y leí la publicacion muy buen tema pienso que mucha gente lo tiene tenemos que tenerlo será por que nos gustaría que nos traten bien .

    Solo les pido que traten de utilizar medios naturales para inducir al sueño y a darnos serenidad por que tomamos mucha medicina y agregare una mas no es bueno. es mi cmentario. todo lo ha dicho Nuria.
    Me despido un abrazo
    Catalina.


    • Nuria says:

      Cierto, Catalina… por desgracia, hay muchos pacientes que no se pueden permitir el lujo de recibir la atención médica que necesitan… Y eso es algo que espero que algún día cambie porque no hay derecho. No es justo que nuestra calidad de vida y salud dependan del lugar en el que nacemos.

      Gracias por tu aporte. Estoy de acuerdo contigo en que acudimos demasiado fácilmente a la medicación cuando hay casis en que podríamos intentar antes otras cosas.

      Un abrazo, Catalina!


  2. Alejandro says:

    Me encanta leerte porque naturalizas todo esto y por ende ayudas mucho a quines estamos bajo sometimiento de ansiolíticos y esas depres y sus daños personales y colaterales.
    Personalmente he ido gestionándolo con mayor y menor éxito dependiendo sobre todo de mi estado ánimico. Cuando me veo incapaz totalmente entonces es como que siento haber llegado al final del callejón. Lo miro, veo que no puedo hacer nada por más que quiera, y voy relajándome lentamente. A veces incluso duermo.


    • Nuria says:

      “A veces incluso duermo”… Uff, Alejandro! Esa frase dice mucho más de lo que parece!!! Pero sólo los que sabemos lo que es no dormir lo comprendemos.

      Me ha costado normalizar y naturalizar todo lo que me pasa, Alejandro, pero es la mejor terapia que hay y ha cambiado mi vida 🙂 . Ahora aprovecho esa ventaja para ayudar a los que están en mi misma situación y a los que les rodean. Ganamos todos 🙂 .

      Un beso y espero que poco a poco haya más días de mayor éxito!


  3. Jose Oliva says:

    Como me has ayudado a entender mas el lupus en mi hija muchas gracias por tu informacion y la manera amena como la transmite.


    • Nuria says:

      Un placer, Jose 🙂 . Es muy complicado comprender cómo es vivir con lupus, así que me alegra poder ayudar tanto a pacientes como a familiares.

      Un abrazo!


  4. Basi says:

    Hola Nuria, me alegro mucho que hayas dejado el lorazepam y de que tu médico te diese el mejor tratamiento para que mejorase tu lupus.
    Yo, como ya escribí en alguna ocasión en este blog, estoy diagnosticada de lupus desde septiembre de 2007, ahora tengo 47 años. También tomo lorazepam desde hace unos cuantos años además de dolquine y cortisona. La ansiedad que me produce vivir con los continuos brotes y el cansancio me tenían muchas noches sin dormir. He de decir que continuo con mi vida laboral, siempre he tenido la esperanza de que conforme me acercase a la menopausia el lupus mejorase pero llevo un año y medio con brote, a pesar de subir la cortisona, tengo muchos dolores articulares cansancio y llagas por lo que mi médico ha decidido que empiece con rituximab pues el metrotexato no lo tolero.
    Por supuesto tengo mucho miedo de iniciar el tratamiento, de los efectos secundarios o de que no mejore.
    Un saludo


    • Nuria says:

      El miedo es normal, Basi, pero ya verás como todo va bien 😉 . El rituximab te sentará de maravilla, se irán los dolores, el cansancio y el brote. Estoy segura de ello 🙂 .

      Ya nos contarás qué tal te va. Un abrazo!


  5. Alex says:

    Hola. Soy Alex del Twitter.
    Esta mañana hemos compartido unas risas.
    Ahora precisamente es diferente. Lo contrario no pero diferente sí.
    Antes de nada, desde aquí agradecerte muchísimo no, lo siguiente.
    El que desde tu posición tengas la fuerza para animarnos a quienes…
    En fin…
    Voy al grano pero me costará un mundo incluso escribirlo
    Intento “de” …
    Llevo once años y realmente no depende de mi–> (por mail o privado)
    No puedo seguir lo siento.
    Por cierto… estoy luchando con todas mis fuerzas y razonamiento para no tomar nada pero a veces no me queda más remedio.
    Mi mejor medicina de momento es la lectura y sobre todo un rocódromo
    Me guardo este post en mi correo para leerlo completamente en otro momento que me vea con más fuerza.
    Un abrazo muy muy grande.


    • Nuria says:

      Ay, Álex… sé que hay casos más complejos en los que, simplemente, no podemos vivir sin cierta medicación 🙁 . Y eso es horrible porque no sólo vives con el problema, sino que encima tienes que aguantar los comentarios de la gente que cree que no lo intentas o no quieres.

      Ya verás como llega el día en que puedas plantearte bajar la medicación. Estoy segura 🙂 . Mientras tanto, lo importante es sobrevivir! Hasta que pasemos a vivir 😉 . Sé que ahora lo ves lejos, así que no pienses en eso. Concéntrate en el hoy. Y ya veremos cómo afrontamos lo que nos venga mañana.

      Un beso enorme y ya sabes que cuando necesites un momento de risas y chorradas me tienes en Twitter 😉 .


  6. SOLEDAD LUNA says:

    GRACIAS MIL QUERIDA NURIA POR TU OBRA ,ES MUY “BUENA” AL RELATARNOS TU EXPERIENCIA CON EL INSOMNIO ME DIGO “SOY YO” CUANDO HOY YA LUEGO DE 6 MESES DE HABER BAJADO LA DOSIS DEL CLONAZEPAN DE 0.5 MGS.A LA CUARTA PARTE ANTES DE DORMIR LUEGO DE HACER EL RITUAL PARA DORMIR:LEER ,ESCRIBIR,RESPIRACION,PUEDO DECIR QUE LO VOY LOGRANDO DEJARLO UN DIA ,VOY A INTENTAR CON LA PASIFLORA O VALERIANA.ME GUSTO………..no tienen ni idea de lo vamos pasando………….ES DURO MUY DURO,PERO VENCERE ASI COMO TU LO LOGRASTE.MIL GRACIAS Y QUE EL SENOR TE GUARDE


    • Nuria says:

      Es muy duro, Soledad!!! Y nadie salvo nosotras lo sabemos. Pero me alegra tanto que ya veas el final!!! 😀 😀 😀

      En nada vendrás a contarme que has conseguido dejarlo y lo celebraremos 😀 . Poco a poco! Un beso!