El miedo a un nuevo médico…

Allá por mayo me dijo mi psiquiatra que no podía verme más… Que, por cuestiones de agenda e historias “de arriba”, no podría seguirme. Me dió un informe y un papel para que lo llevara a mi médico de cabecera y me derivara a un nuevo psiquiatra. Todo esto ya os lo conté, así que… ¿Por qué os lo vuelvo a contar?

Porque han pasado ya 6 meses (se dice pronto) y aún no he ido 🙁 . Las tres citas (tres!!!) que he cogido con él (o ella) se han quedado en intento: la primera porque soy idiota y fui al sitio equivocado (maldita neblina lúpica); las dos siguientes… las he acabado cancelando a última hora 🙁 .

Y es que… a mis 34 años he de reconocer que me da miedo ir a un nuevo médico.

Miedo a la incomprensión

Ahí está todo (y aquí es cuando me echo a llorar como una niña chica y paro un poco antes de seguir).

Tomo aire…

Y adelante, preciosa! (yo y mis auto-ánimos… Lo sé… Soy terrible).

¿Sabéis? No tengo una fractura, mis analíticas no están tan mal como hace meses y mi aspecto es más saludable que el de muchas de las personas sanas que conozco. Mi problema está dentro… (Bueno, además del cansancio y los dolores, pero eso es otra historia).

Y resulta que me tengo que plantar delante de una persona que no conozco y… qué

¿Me evalúa?

¿Me hace preguntas?

¿Le cuento, ahí sentada como si le estuviera leyendo el periódico, que tengo depresión y que bla bla bla?

Vale… Sí, se supone que de eso va la cosa, no? Y que él o ella tiene mi informe y todo eso, pero…

Captura de pantalla 2014-11-26 a la(s) 10.26.52

¿Me va a creer?

No quiero ir porque me da miedo que no me crea… Que me “vea bien” y … y ya lloro de nuevo joú. (Yo tendría que estar con mi otra psiquiatra… ahí estaba bien… estaba haciendo progresos…).

Y no es sólo que me crea, sino…

¿Conectaremos? ¿Me sentiré bien con él/ella?

No es que quiera que sea mi colega (eso es una tontería), pero es importante que tu médico te haga sentir bien, cómoda y con confianza… Y más si es un psiquiatra! Y si eso no ocurre? Ya… cambio de médico, sí, pero antes tengo que ir y eso es lo difícil!

Me han regañado

Pues claro que me han regañado… Como si tuviera 10 años.

Cuando me han descubierto me han dicho “eeehhh que tú tenías psiquiatra ahora!!!”

Y yo he dicho (con la boca pequeñita) “lo he cancelao” y me he tapado la cara con las manos (lo hago de nuevo ahora).

No es tan fácil como parece…

No es una excusa. No creo que haya excusa para no ir a un médico al que necesitas ir.

Pero da miedo y te crea inseguridad… Y entonces viene la ansiedad porque la cita es al día siguiente.

Y pides ayuda. Dices que tienes un día tonto y que necesitas mimos…

Tienes tus mimos viendo The Big Bang Theory y luego te vas a la cama y lees. Intentas no pensar en ello. Te concentras en el libro…

PAFF! La ansiedad manda y viene cual caballo de batalla (y eso que ya me he tomado la medicación!!!)

Al final… cancelo la cita. Tan fácil como coger el móvil, meterme en la aplicación y darle a “cambiar cita”. Supongo que las nuevas tecnologías tienen sus ventajas, pero también sus desventajas… Tal y como dije en el Congreso de Wearables y Salud, seguro que si a mi médico le llegara una alerta diciendo que he cancelado el psiquiatra ya 3 veces me llevaría de las orejas…

… que es lo que va a hacer la próxima vez mi novio, por cierto. Mi idiotez y mi infantilismo le va a hacer cogerse un día libre para ir conmigo al psiquiatra.

Leo esa última frase y me planteo cómo me hace sentir… culpable, avergonzada… pero no siento nada porque estoy así (repito la foto a caso hecho y la pondría mil veces)

Captura de pantalla 2014-11-26 a la(s) 10.26.52Cataplof

Se te cae el mundo encima y decides que te vas al sofá, te tapas hasta arriba y adiós mu buenas. Ése es mi agujero en el suelo y allí es donde muchos metemos la cabeza más días de los que quisiéramos.

Lo único que me planteo es si me voy a drogar o no… porque ya debería haberme tomado mis pastillas de la mañana, pero no lo he hecho… Y es que en días como éste hasta te da igual la medicación… Y te dices a ti misma que noooooooo que has tardado mucho en llegar a donde estás y entonces te las tomas.

Supongo que la estupidez tiene un límite.

No quiero estar así

Nadie lo quiere. Es horrible! Y lo único que puedes hacer es pedir ayuda… y eso cuesta un rato, creedme. He tardado aaaaaaños.

Y pedir ayuda es sólo decir “estoy mal” mientras se te escapa la lagrimilla.

¿”Sólo”?

De “sólo” nada… Es taaaan difícil hacer eso!!!! La depresión y lo que viene con ella no es agradable, no es algo que yo haya buscado y me gustaría más que nada que se fuera y me dejara vivir mi vida tranquila.

Estoy en ello, pero hay días y circunstancias que a veces lo hacen complicado… Y allí es donde me hace bien que haya gente que me dé esos tirones de orejas y una patada en el culo; gente de ésa que se te planta en la puerta y la echa abajo y te saca de casa a patadas si hace falta. Porque hoy voy a salir, sí, pero porque me sacan a patadas… Las ventajas de estar en una asociación y que la gente sepa por lo que pasas y lo que necesitas sin que des explicaciones…

Bueno, será un ventaja más tarde… o mañana… o para mi novio, que se ha ido al trabajo y ni siquiera sabe que estoy así porque yo no se lo he dicho…

Para mí hoy es una desventaja, la verdad… lo peor de la depresión es, quizá, que te da igual todo. No quieres que te ayuden porque te da igual todo… Y cuando te planteas algo… buff, mejor no haberlo planteado porque, sencillamente, se te cae el mundo encima… pero literal.

 

Nota: Un día después de escribir esto os cuento que al final no salí a la calle… Miré la leonera que era mi dormitorio (las mujeres me entenderán con lo del cambio de ropa verano-invierno) y pensé que el único modo de no sentirme taaaaaan culpable era ordenando.

Fijáos cómo sería la cosa en un inicio y cómo dejé todo de limpito que mi novio, al llegar, dijo “no recuerdo que esta habitación fuera tan grande!”.

El sentimiento de culpa que sentimos por tantas cosas es muy grande a veces y quitar algo de culpa… buff… la casa se te cae encima de la depresión y los miedos, pero la culpa a veces pesa más.

Gracias a todos por el apoyo 🙂 .

 

 

También te puede interesar...

Salir de la depresión paso a paso Salir de la depresión no es fácil y no se hace de la noche a la mañana. Si me preguntas cómo estoy, yo digo que ya he salido, pero porque lo peor ya h...
Tengo depresión. ¿Y ahora qué? ¿Podré salir de aqu... Hace poco más de un mes que conseguí empezar a salir de la depresión. No fue fácil. Ni para mí, ni para mi familia, ni para Jorge. A mis padres les...
Sin motivación no hay salida Puede sonar cruel o desesperanzador, pero es la verdad y, como os iré contando en los próximos artículos que publicaré, es mejor que nos enfrentemos a...
Salir de la depresión: podemos Aunque ahora creas que no... Yo te digo que sí podemos. Yo he podido y tú vas a poder. Como que me llamo Nuria. Dicho esto... Estoy bien. Gra...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

14 pensamientos sobre “El miedo a un nuevo médico…


  1. Luz Alexandra Guarin Pedraza dice:

    Hola Nuria. Hace unos meses pasaba por lo mismo, pero diferente…. jajaja…. pero cierto. En mi caso, sentía que con la psiquiatra que llevaba casi 7 años, me había estancado, le decía de mis problemas y terminaba dándome consejos de “amiga” o incluso terminábamos hablando de cualquier banalidad. Me decidí por una psiquiatra de la clínica donde me ven otros cientos de médicos,, jajajaja, sin exajerar… bueno… un poquito… 😉 y me fue súper, no solo he avanzado mucho sino que me derivó también a psicología, que es otro cuento y te sirve montones; y entre las dos ni te cuento como estoy… con decirte que en estos meses he avanzado más que en los anteriores 5 años… Sé que da miedo salir de nuestra zona de confort, pero te lo dice una paciente con depresión profunda que dura hasta dos semanas sin salir de casa ;s Haz el intento, solo tu puedes tomar la decisión. Un abrazo lúpico lleno de amor y comprensión!!!


  2. carmen dice:

    Pues eres mas valiente que yo, que al final ni llame ni volví a sacar cita. De solo pensar que tienes que contarle lo que llevas dentro a un extraño se hace un mundo la cabeza. Alguna vez me animaré, espero que la depresión no siga. Mi especialista también se fue a otra ciudad con eso de los recortes y la nueva es amable pero no es lo mismo, tal vez cuando nos tengamos confianza. Coge fuerza y ánimo, si tu novio te acompaña mejor no? un beso.


    • Nuria dice:

      Ay Carmen… Podríamos convertir esto en una competición o algo… A ver si apelando a nuestro orgullo (que suele darnos igual cuando se trata de estas cosas, la verdad) logramos algo juntas.

      Tras unos meses sin psiquiatra yo he llegado a la conclusión de que me hace falta porque he ido para atrás… De hecho, si no es por la vigilancia 24 horas de Jorge y la ayuda de alguna que otra mami adoptiva que me ha salido… Uff no lo quiero ni imaginar. Así que a ver si el 22 de enero lo consigo, que es cuando tengo mi cita! Pero espero no tener que hacer que Jorge me acompañe porque me sentiría horrible…

      Un beso y p’alante las dos, que los miedos no pueden vencernos.


  3. Mdbuigues dice:

    Pues sintiéndolo mucho y con ganas al mismo tiempo te doy un tirón de orejas y otro y otro…. Y un coqui como decimos por aquí. Porque aunque te entiendo perfectamente, hay que hacerlo! Entiendo tu miedo a lo desconocido y es algo muy habitual , a mi también me pasa. Una simple revisión ginecológica llevo retrasándola dos años por miedo, pues imagino que lo del siquiatra es más difícil. Pero y si resulta que te va genial? Así nunca lo sabrás. Mi hermana ha cambiado de psiquiatra y dice q es lo mejor q le ha pasado, hasta le lleva bizcochos que, por cierto se los hace mi madre… Jajaja. Así con bizcocho o sin él, ve al psiqui. Besazos


    • Nuria dice:

      Jajaja otro tirón de orejas, que ya me han dado unos 10 y bien merecidos :-). Ésta vez me lo debo a mí, a mi pobre Jorge y a todos vosotros… Creo que el 22 de enero (que toca) me levantaré con bastantes empujoncitos :-)))).

      Un beso enorme. Tengo unas ganas de darte un achuchón!!!!


  4. DomandoAlLobo dice:

    Tus palabras a menudo las hacemos nuestras.
    Así que te presto las mías cuando toco fondo: “esto es solo un juego de mi mente”. Eso es una depresión. Una prueba constante para que caigas. Y esta partida la vas a ganar tú. Cueste lo que cueste. Porque los luchadores nos podemos caer. Pero siempre nos levantamos, una y otra vez.


    • Nuria dice:

      Ajú si está costando, chiquilla! Ya verás tú cuando me plante en consulta el 22 y me diga el médico “por fin vienes”… Me veo tapándome la carita como una niña chica :-/.


  5. M Carmen Caceres dice:

    A mi me costo mucho cambiar de psiquiatra, es que es un tremendo cambio, ahí los síntomas los pones tu, no hay análisis solo tu mente, al final no fui al su me enviaron , si no a otro que me recomendó mi medico de cabecera y voy bastante bien, pero aún echo de menos al anterior, ya me conocía tan bien, el trató era de amigos, ahora, medico paciente. Pero me encuentro bien, tranquila y de dos teléfonos para localizarle si lo necesito, no todo es malo. Animate, peor es no tener a ninguno y la cabeza nos da malas pasadas. Un abrazo


    • Nuria dice:

      Ya, Carmen, es peor no tener ninguno… Créeme que lo estoy sufriendo! Sobre todo, porque sé que es una irresponsabilidad tremenda estar medicada y no tener seguimiento de un especialista (que, en este caso es el psiquiatra).

      El 22 no falto a mi cita, ya o verás :-). Gracias por los ánimos. Un beso!


  6. tatueitor dice:

    Ánimo cielo, aquí tienes a una amiga para lo que sea, pero yo no soy médico, el o ella va a ser quien realmente te dé lo que necesitas…. Un besazo!!


    • Nuria dice:

      Lo sé, niña, lo sé :-). Y lo mismo te digo a ti! Que aquí estamos por turnos… Un día nos toca a unos y otros días les toca a otros. Y lo mejor es que no hay que dar explicaciones: te enganchas al abrazo y lloras lo que haya que llorar y todos sabemos qué pasa por tu mente y lo que necesitas ;-).

      Un beso enorme


  7. pituypichu dice:

    Ánimo Nuria,

    Te entendemos perfectamente pero todo lo que has conseguido hasta ahora no lo puedes echar por tierra mujé. Seguramente te hayan cambiado de psiquiatra para quitarte de esa zona de confort, llega un punto en el q no se progresa, y has de pasar a otro. Si no te gusta pides cambio, aunq si es por SS será difícil porque hay muy pocos :(. Siquiatras llevo pocos, pero sicólogos muchos y sí es bastante tedioso contar la historia una y otra vez y revivir esos malos momentos, yo cada vez q voy salgo agotada emocionalmente, no me gusta Naaaaada…supongo eso es lo q te echa para tras revivir tus emociones para contárselo a una nueva persona, con tu médico de siempre eso no hace falta.

    Pero ánimo, te lo digo por puro egoísmo :), q eres tú nuestra guía…y si tas mal pues apaga y vámonos!!. Muacks y se fuerte!!.


    • Nuria dice:

      Ajú chiquilla, tengo la cita el 22 de este mes y prefiero ni pensarlo, sabes? Me pongo la marcha automática, que así no pienso, e iré como caballo a su establo (mejor que como oveja al matadero, no?). Ésta no me la salto. A la tercera va la vencida!! 😉

      Mil gracias por tus palabras. No hay nada como alguien que te comprenda!!! 😀

      Besos!